El Torcal de Antequera: Un paisaje kárstico único en el mundo

Torcal de Antequera

En la provincia de Málaga (España), entre Antequera y Villanueva de la Concepción, se encuentra localizado el Torcal de Antequera, un paraje natural que mide 1171 hectáreas.

Es mundialmente famoso por las formas tan peculiares creadas gracias a la erosión a lo largo de los siglos en la roca caliza, lo que lo vuelve un imponente paisaje kárstico.

¿Cómo se formó el Torcal de Antequera?

El origen de El Torcal de Antequera se remonta cerca de 200 millones de años al pasado, el terreno que hoy en día es Andalucía Oriental era muy diferente a lo que conocemos. No era un terreno firme, sino que se encontraba cubierto por el mar, y miles de especies de animales marinos hacían vida en este lugar. Durante unos 175 millones de años aproximadamente, los restos de estas criaturas se fueron acumulando en el lecho. Este fue suficiente tiempo para que se acumularan grandes cantidades de esqueletos, caparazones y conchas, los cuales tienen un alto contenido de carbonato de calcio que, al ser compactados por su propio peso y la presión del agua, se solidificaron y dieron paso a la formación de rocas calizas.

Torcal de Antequera un paisaje kárstico

Todo ese material se mantuvo durante millones de años en el fondo del mar, hasta que hace unos 25 millones de años una gran alteración tectónica provocó la elevación de este terreno dejándolo a la intemperie. Una vez elevado sobre el nivel del mar, la erosión causada por los elementos nos regaló este gran paisaje kárstico. A lo largo de la península ibérica se pueden encontrar varios paisajes de este tipo, pero el Torcal de Antequera resalta por encima de los demás. Sus formaciones rocosas únicas como el tornillo, el ataúd, los prismáticos, entre otras más, hacen que sea una formación única a nivel mundial.

Una maravilla a nivel subterráneo

No solo la superficie de El Torcal de Antequera es sorprendente, sino que a nivel del subsuelo también nos asombra, porque cuenta con más de un millar de cuevas y simas. Son tan profundas y complejas que solamente se han logrado explorar unas doscientas. Muchas de las cavidades verticales presentes en esta formación natural pueden llegar a tener decenas de metros de profundidad, la sima de la Unión es la más profunda conocida y en su punto más onda llega a los 225 metros, detrás de ella se encuentran la sima la Azul y la sima de la mujer con 115 metros y 90 metros respectivamente.

Rutas para los turistas

La mejor forma de conocer este terreno es caminando, hay varias rutas muy bien señalizadas que no son demasiado complejas, las tres principales son:

La ruta verde

Mide apenas 1,4 km, parte desde el centro de visitantes, aunque es corta se puede disfrutar de varias de las formaciones rocosas más populares.

La ruta amarilla

Un poco más extensa que la ruta verde, tiene una distancia de 2.8, da inicio desde el centro de visitantes y termina en el mismo lugar, en ella se pueden disfrutar de un mayor número de monumentos naturales.

La ruta naranja

Esta ruta es más compleja que las anteriores, aunque solo mide 3,6 km, en ella se ascienden unos 269 metros y la mayor parte se lleva a cabo sobre un terreno muy rocoso, pese a esto, vale la pena porque da una mejor vista todas las maravillas del Torcal de Antequera.

En resumen

El torcal de Antequera es una obra de arte que la naturaleza tardó miles de años en dar forma. Es ideal para visitar solo o en familia y explorar un paisaje kárstico único en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.