Parque Nacional de Doñana

Parque Nacional de Doñana

El Parque Nacional de Doñana está en Andalucía, entre las provincias de Huelva y Sevilla, y cubre un área de 54.252 hectáreas. Se le dio el estatus de parque nacional en 1969. El parque se distingue por la riqueza de su biodiversidad, por lo que la Unesco lo declaró en 1980 como Reserva de la Biosfera.

Ecosistemas de Doñana

La rica biodiversidad es producto de los tres ecosistemas diferentes presentes en el territorio protegido: la marisma, las dunas y los cotos.

La marisma

La marisma es el ecosistema que predomina en el Parque Nacional de Doñana, pues alcanza una superficie de alrededor de 30.000 hectáreas. Es una zona baja y pantanosa que se inunda por el ciclo anual de lluvias y que ha sido calificada como el área de mayor humedad en Europa occidental. En verano llega a secarse por completo y se experimentan altas temperaturas y sequedad.

Las dunas

Las dunas móviles de Doñana se alimentan de la arena que procede de la playa, y se van moviendo empujadas por los vientos. Están formadas en varias líneas, entre las cuales hay espacio que es colonizado por la vegetación. La especie vegetal más característica es el pino piñonero que forma pequeños bosques llamados corrales.

Los cotos

Los cotos se han desarrollado sobre las dunas ya estabilizadas. El pino piñonero aparece también en esta zona, hacia la desembocadura del río Guadalquivir, en plantaciones que datan de más de dos siglos atrás. También se encuentran brezos, alcornoques, tojos, sabinas, madroños, acebuches, bayuncos y jaras.

Refugio de aves

La marisma y los cotos del Parque Nacional de Doñana son hogar de numerosas especies de aves y sitio de migración de especies que viajan desde el centro y norte de Europa. Son 271 especies las especies de aves que han sido identificadas en el parque.

Refugio de aves

En Doñana se observan especies como grulla común, avefría, garceta grande, flamenco común, lavandera boyera, gaviota reidora, carraca europea, tórtola turca. El ave más emblemática es el águila imperial ibérica, especie rapaz amenazada. Una decena de parejas habitan en Doñana, gracias a los planes de recuperación de la especie.

El lince ibérico de Doñana

Uno de los íconos del Parque Nacional de Doñana es el lince ibérico o gran gato mediterráneo. Es una especie endémica de la península ibérica que se encuentra amenazada.

Este felino estuvo al borde de la extinción. Ha sido por los planes de recuperación de la especie que el número de ejemplares, incluidos los que habitan Doñana, ha aumentado hasta casi 700.

¿Qué hacer en Doñana?

El senderismo, el cicloturismo y el avistamiento de aves son algunas de las actividades que se pueden practicar en el Parque Nacional de Doñana.

También es posible hacer excursiones en vehículos todoterreno. Una de estas rutas recorre la marisma desde el Centro de Visitantes José Antonio Valverde o Cerrado Garrido. Es especialmente atractiva para los amantes de la ornitología.

Para conocer las dunas y la playa se puede llegar a Matalascañas y desde ahí partir para observar tanto las dunas estables como las dunas móviles.

Sendero Laguna del Jaral

El sendero Laguna del Jaral es uno de los más frecuentados por los visitantes del Parque Nacional de Doñana. Consta de 5.5 kilómetros de longitud y se comienza desde la Laguna del Jaral. Continúa hasta las dunas del Asperillo, desde donde se pueden observar el océano Atlántico y el pinar del área de Abalario. El sendero lleva hasta una duna móvil y los acantilados de las Playas de Castilla.

Senderos de La RocinaEntre las zonas ideales para la observación de aves en Doñana están los senderos del arroyo de La Rocina, la principal fuente de agua que llega a la marisma. Los senderos están vecinos a la aldea del Rocío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.