ZAMORA

Lagunas de Villafáfila

 

Reserva Natural Lagunas de Villafáfila 

 

Fechas de declaración  de las diferentes figuras de protección de la Reserva a nivel estatal y autonómico. 

 

  • 1972 - Zona de caza controlada (2.854 hectáreas). 
  • 1986 - Reserva nacional de caza (32.549 hectáreas).
  • 1996 - Reserva regional de caza (32.549 hectáreas).
  • 2006 - Reserva natural (32.541 hectáreas).

 

Otras figuras de protección a nivel internacional.

    

  • 1987 - ZEPA  (Zona de especial protección para las aves ) - 32.549 hectáreas
  • 1989 - Humedal RAMSAR (Protección e importancia internacional del complejo lagunar) - 2.854 hectáreas
  • 1992 - LIC  (Lugar de interés Comunitario) - 4.219 hectáreas

 

Términos Municipales que en su total o parcialmente pertenecen a la Reserva.

       

  • Cañizo
  • Cerecinos de Campos
  • Manganeses de la Lampreana
  • Revellinos
  • San Agustín del Pozo
  • San Martín de Valderaduey
  • Tapioles
  • Villafáfila (Incluye la pedanía de Otero de Sariegos, perteneciente en su totalidad a la Reserva Natural).
  • Villalba de la Lampreana
  • Villárdiga
  • Villarrín de Campos

 

     Como características principales de la Reserva podemos destacar:

  • Una inmensa penillanura cerealista con suaves ondulaciones donde predominan los cultivos de cereal y la vegetación leñosa es prácticamente inexistente, con una riqueza y variedad de aves estepáricas donde podemos destacar las poblaciones de Avutardas, Sisones, Ortegas y Aguiluchos cenizos y pálidos.
  •  Un complejo lagunar de carácter salino y temporal donde se concentran casi el 50% de las aves acuáticas invernantes de Castilla y León, siendo lo más espectacular, las poblaciones de ánsares comunes que aparecen entre octubre y marzo.

 

La Reserva se encuentra en el cuadrante noreste de la provincia de Zamora en plena comarca natural de la Tierra de Campos. El complejo lagunar, situado en el centro de la misma, comprende unas 500 has. de superficie inundable, de las cuales mas del 80% corresponde a las tres lagunas principales, "laguna de Barillos 118has."," laguna Salina Grande 192has." y "laguna de las Salinas 70has".

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE LAGUNAS DE VILLAFAFILA.

 

 

Lago de Sanabria

 

Parque Natural Lago de Sanabria

 

Fecha de Declaración del Parque Natural: 1978

 

Fecha de ampliación del Parque Natural a sus límites actuales (22.365 hectáreas): 1990

 

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Interés Comunitario.

 

Superficie: 22.365 ha.   Términos Municipales: Cobreros, Galende, Porto y Trefacio.

 

 

  El Parque Natural del Lago de Sanabria está situado en el extremo noroccidental de la provincia de Zamora. Fue creado en el año 1978 con el principal objetivo de preservar la morfología que esculpieron en sus rocas los glaciares cuaternarios, la pureza de sus aguas, la riqueza de su flora y la diversidad de su fauna, muy rica en especies de anfibios. Su extensión actual es de 22.365 ha que corresponden, en su mayor parte, a áreas de media y alta montaña de las sierras Segundera y Cabrera.

 

 El lago es cuna de leyendas y origen de relatos universales que trascienden de generación en generación.

 

 

 

 Geología y relieve

 

 Hace 100.000 años, durante la glaciación del Würm, la última de las glaciaciones del Cuaternario y por un periodo de 90.000 años, se instaló sobre estas montañas una gran masa de hielo, un "glaciar de meseta". Este glaciar, que cubría todo el altiplano con un espeso manto de hielo, se derramaba por todos los valles que descienden desde el macizo, formando largas y potentes "lenguas glaciares". Ríos de hielo que sobreexcavaron estos valles transformándolos en anchos y profundos cañones tallados en la dura roca plutónica. Es precisamente la dureza de la roca que forma el macizo lo que nos permite hoy seguir contemplando esta espléndida morfología que, en otro caso y como ha ocurrido en el resto de los sistemas montañosos de la Península, se hubiera visto alterado por la acción de los agentes erosivos posteriores.

 

 Por el valle del Tera se encajaba, entonces, la principal lengua glaciar. Descendía desde el circo de Trevinca y La Survia, incrementando su espesor conforme se le iba agregando el hielo procedente de los pequeños circos y valles laterales, alguno de ellos tan hermoso como el circo de la Laguna de Lacillo, al pie del Moncalvo.

 

 Al llegar a lo que hoy es Ribadelago esta lengua tenía ya casi 15 km de largo y un espesor de más de 300 m. aquí, el glaciar del Tera recibía el aporte de las lenguas del Cárdena y del Segundera, incrementando aún más su potencia erosiva y excavando la cubeta que hoy alberga al lago de Sanabria.

 

 Hace 12.000 años y parece que con relativa rapidez, la glaciación terminó y la lengua glaciar se retiró dejando al descubierto amplios y profundos cañones, valles colgados, rocas aborregadas, estrías glaciares, morrenas y el elemento más característico del Parque Natural y de toda la comarca: el Lago de Sanabria.

 

 

Patrimonio Social y Cultural

 

La comarca de Sanabria tiene una indudable identidad cultural, derivada de su situación en la confluencia entre León, Zamora, Orense y la región portuguesa de "Tras os Montes". Estas influencias y las servidumbres derivadas del trabajo agrícola y ganadero en el duro ambiente de la montaña han marcado las formas arquitectónicas de las edificaciones, su funcionalidad y su perfecta construcción de un original dialecto que hoy permanece vivo en la memoria de los mayores: el sanabrés.

 

 Las tierras, a excepción de las situadas en la vega, son pobres. Los cultivos tradicionales se localizan en pequeñas huertas, las "cortinas". En el secano se sembraba centeno y patatas y los prados regados proporcionaban hierba para el mantenimiento del ganado durante el invierno, ganado que al llegar la primavera era conducido a los pastos de la Sierra.

 

 Como ganaderos que han sido desde tiempos remotos, el lobo es uno de los protagonistas de las  leyendas y cuentos que se repiten frente a la lumbre en una oscura noche sanabresa. Podremos ver algún carro "chillón" de ruedas macizas, o escuchar el tambor y la gaita sanabresa en una celebración popular.

 

 Edificaciones de interés especial son el monasterio de San Martín de Castañeda, fundado por monjes cordobeses en el s X sobre un cenobio visigodo, el castillo de Puebla de Sanabria (s. XVI) y su ayuntamiento de estilo isabelino.

 

 

Vegetación y flora

 

 En Sanabria conviven más de 1.500 especies vegetales, lo que representa una notable riqueza florística. Esta gran diversidad botánica es, en buena medida, consecuencia de su situación geográfica. Las montañas de Sanabria constituyen el límite entre el clima atlántico y el mediterráneo. Debido a ello, las diferentes orientaciones de sus laderas, sus valles y sus climas van a determinar la influencia predominante de uno de estos dos ambientes. Por otra, las condiciones extremas de las cumbres sólo van a permitir la existencia de una flora rara y muy adaptada que, en el caso de algunas especies como el Ranunculus parnassifollus ssp. cabrerensis o la Armeria bigerrensis, son verdaderas reliquias vivas de la época de las glaciaciones.

 

 La abundancia de arroyos, manantiales, lagunas, turberas y zonas encharcadas permiten, también, la existencia de una flora acuática característica de estas aguas limpias, ácidas y escasamente mineralizadas.

 

 Por debajo de los 1.500 m, el bosque dominante es el robledal de rebollo, formado por pies relativamente jóvenes ya que, desde antiguo, ha sido explotado como parte importante de la economía doméstica sanabresa, proveyendo a sus habitantes de vigas para las casas y de leña para sus hogares. En las vaguadas frías y húmedas el roble es sustituido por hermosos abedulares salpicados de serbales y acebos.

 

 También existen en la comarca rodales de tejos centenarios como "tejedelo" de Requejo o "Valle de Tejos", supervivientes de este mal endémico que son los incendios. Los enebros se agarran a las rocas desnudas de los cañones. Plantados por el hombre cerca de sus casas crecen nogales y castaños, algunos de gran porte.

 

 

Fauna

 

 Dentro del grupo de las aves sobrevuelan estas montañas rapaces como el águila real, el halcón abejero, el halcón peregrino o el búho real. En los pastos de altura podemos observar especies como la perdiz pardilla-denominada localmente "charrela"-, el alcaudón dorsirrojo, el pechiazul y el roquero rojo. Más abajo, en el robledal, otras aves como el camachuelo, el petirrojo o los carboneros, nos alegran con sus trinos.

 

 Entre los mamíferos se encuentra el desmán ibérico, escurridizo mamífero acuático de costumbres nocturnas, varios mustélidos como la nutria, la marta, al armiño, la garduña y el tejón, y entre los mamíferos de más talla encontramos al corzo, el jabalí, el gato montés y un animal emblemático, el lobo, protagonista habitual de los cuentos y las leyendas de Sanabria que sin embargo es cada vez menos frecuente. Esperemos no encontrarlo pronto entre las especies que han desaparecido de la comarca en el siglo pasado, como el oso.

 

 En Sanabria se han identificado más de 190 especies de vertebrados. De ellas, 7 especies de peces tienen su hábitat en el lago, las lagunas y las aguas cristalinas de los ríos y arroyos. Merece especial mención la trucha, apreciada presa para la pesca deportiva y exquisita a la hora de degustarla. En el lago, la trucha puede alcanzar dimensiones considerables y su carne adquiere un tono rosado que recuerda al salmón. Su fama se cita ya en legajos del siglo X.

 

 Dos especies de víbora-v.hocicuda y v.común- junto con la lagartija serrana, son los reptiles más comunes en Sanabria.

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE LAGO DE SANABRIA MONASTERIO DE SANTA MARÍA

 

Arribes del Duero

 

Parque Natural Arribes del Duero 

 

Fecha de Declaración del Parque  Natural: 11 de abril de 2002

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (desde 1990); Lugar de Interés Comunitario (desde  2000).

 

Superficie: 106.500 ha

 

 


Términos Municipales: Almendra, Villardiegua de la Ribera, Villadepera, Torregamones, Villar del Buey, Fariza, Fermoselle, Villarino, Pereña, Masueco, Mieza, Vilvestre, Puerto Seguro, San Felices de los Gallegos, Ahigal de los Aceiteros, Sobradillo, La Fregeneda, Hinojosa del Duero, Saucelle, Adeadávila de la Ribera, Muga de Sayago, La Bouza, Cerralbo, Bermellar, Saldeana, Barruecopardo, Fonfría, Pino, Villalcampo, Moralina, Moral de Sayago, Milano, Villasbuenas, Encinasola de los Comendadores, Trabanca, Lumbrales, Olmedo de Camaces, Fuenteliante, Bogajo, La Redonda, Valderrodrigo, Cerezal de Peñahorcada, La Zarza de Pumareda, La Peña.
    Vegetación

 

Este Espacio Natural se caracteriza por unas peculiares características topográficas, correspondientes a un valle encajado, resguardado de los vientos y con mucha insolación, lo que se traduce en una temperatura media anual suave, la escasez de heladas a lo largo del año, y unas ciertas condiciones de humedad (precipitación media en torno a los 700 mm/año).

 

Todos estos rasgos dan lugar a una riquísima comunidad vegetal, caracterizada por la gran abundancia de especies típicamente mediterráneas, donde destacan el almez, enebro de miera, madroño, arce de Montpellier, cornicabra y olivilla, y también cultivos singulares para esta latitud como olivo, vid, almendro, y frutales.

 Junto a las arribes o arribas propiamente dichas, aparece la penillanura, destinada al cultivo del cereal, principalmente cebada y centeno, en alternancia con pastos comunales o particulares salpicados por bosquetes, generalmente, de encinas y robles melojos. Cuando la tierra de labor ha sido abandonada, se cubre con un matorral de escobas, jaras y cantuesos, en el que se despuntan enebros, encinas, melojos, quejigos o alcornoques.

 

 

Fauna

 

Los cortados y las formaciones de roquedos de las márgenes fluviales resultan el biotopo más característico de este Espacio Natural, donde se localizan las especies de mayor valor faunístico, que se corresponden con las aves; especial relevancia adquieren buitre común, águila real, águila perdicera, cigüeña negra, alimoche, halcón peregrino, sin olvidar otras especies de interés como águila culebrera, águila calzada, búho real, chova piquirroja, vencejo real, roquero solitario, collalba rubia y negra...

 

Destaca también la presencia de una gran riqueza de peces (barbo, calandino, pardilla, bermejuela, boga, colmilleja, ...), reptiles (galápago europeo y leproso, lagarto ocelado, eslizón ibérico, culebra de cogulla, culebra de herradura, lagartija colirroja, ...) y mamíferos (nutria, gato montés, garduña, jineta, jabalí, corzo ...).

 

La comunidad de anfibios está favorecida por la gran cantidad de charcas ganaderas y fuentes, siendo abundantes especies como salamandra común, tritón jaspeado, tritón ibérico, gallipato, sapo partero ibérico, sapo corredor, sapillo pintojo, ...

 

 

Geomorfología

Desde el punto de vista morfológico, los Arribes del Duero se constituyen en una penillanura evolucionada, puesto que desde el Mesozoico a la actualidad han actuado los fenómenos erosivos, arrasando esta zona emergida, hasta hacer aflorar los materiales del zócalo paleozoico, constituido esencialmente por rocas ígneas (granitos de diversos tipos, granodiorita y algunos enclaves sieníticos), acompañadas por rocas metamórficas.

 

Destacar en esta penillanura el accidente topográfico producido por el profundo encajamiento del río Duero y su red de afluentes (Huebra, Tormes, Agüeda, Uces y Esla) que siguiendo fallas tardihercínicas y las grandes diaclasas existentes en la roca han labrado gargantas de paredes subverticales de varios centenares de metros de profundidad.

 

 

Paisaje

 

Espacio de un gran valor paisajístico, donde contrasta la superficie de la llanura que posee una altitud bastante uniforme (750-800 m.) con los profundos cañones labrados por la red fluvial que pueden representar un desnivel respecto a la penillanura de 200 m.

 

A este contraste altitudinal se une el vegetal: en la penillanura destaca el mosaico de cultivos, pastizales y bosques adehesados de encinas y melojos, adornado con una gran cantidad de muros de piedra, corrales, chozos y antiguos caminos, y en el "arribe", gracias a sus peculiares características topográficas y climáticas, unido a la acción del hombre que ha abancalado las laderas, es posible ver cultivos mediterráneos impropios de esta latitud y extensos bosques en ladera de enebro y almez, con arbustos mediterráneos.

  Valores que justifican su declaraciónEspacio de gran valor natural, paisajístico y cultural.   ¡No dudéis en venir y conocer todos estos valores naturales!, que están esperando a ser disfrutados, valorados y respetados. Os esperamos.  

 

CASA DEL PARQUE 

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE ARRIBES DEL DUERO

 

Agenda de Eventos

Encuestas

No hay cuestionarios en estos momentos

ULTIMAS ACTUALIZACIONES