Espacio Natural Sabinar de Calatañazor y la Fuentona

Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor

 

Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor

 

Fecha de Declaración de la Reserva Natural: 11 de julio de 2000

Otras Figuras de Protección: Integrado en la propuesta de LIC "Sabinares Sierra de Cabrejas" de la Comunidad de Castilla y León. Monte de Utilidad Pública, nº 248, del Catálogo de la Provincia de Soria.

Superficie: 74 Has. (22 Has. de bosque de sabina)

Términos Municipales incluidos total o parcialmente: Calatañazor

 

 ¿Por qué se protege el Sabinar de Calatañazor?

  • Es uno de los bosques de sabina mejor conservados del planeta.
  • El Espacio contiene una de las pocas masas de sabinas (Juniperus thurifera) de porte arbóreo y de gran altura
  • La densidad del bosque es excepcional para masas de sabina albar.
  • Las sabinas son de gran tamaño pese a no ser excesivamente longevas.

Sabinar

 

 La Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor es uno de los bosques de sabinas mejor conservados del planeta. Desarrollado sobre terreno llano, de carácter calcáreo y a 1.000 metros de altitud, algunos de los ejemplares de esta masa arbórea monoespecífica alcanzan un porte notable, hasta 24 metros de altura. En las inmediaciones del sabinar aparece la medieval y sugestiva silueta de Calatañazor: uno de los pueblos más bellos y evocadores de toda la región. Rodeado de un impresionante precipicio y presidido por el imponente perfil de su castillo, Calatañazor presenta unas estrechas y empedradas calles a las que se abren casas porticadas construidas con adobes y gruesas vigas de enebro. castillo.

 

 

 

 

Vegetación

 

 

Las condiciones climáticas de la zona, con intensos y duraderos fríos invernales, heladas tardías, sequía estival, fuertes contrastes térmicos, unidas al escaso desarrollo del suelo, resultan adversos para la vida de un gran número de especies vegetales, por lo que muy pocas especies han podido acoplarse a este medio. Para ello se necesita poseer órganos adaptados a reducir la transpiración (hojas aciculares y escamiformes cubiertas por una gruesa cutícula) y desarrollar importantes aparatos radicales que les permitan profundizar en el suelo o cubrir una amplia zona para poder obtener el agua y los nutrientes necesarios. Todas estas características las cumple la sabina albar (Juniperus thurifera), lo que ha llevado a la implantación de la asociación Juniperetum hemisphaericothuriferae Rivas Martínez, como más relevante agrupación florística. La importancia que adquiere este Espacio Natural es por las sabinas en él presentes, con unas especiales características debido al gran porte y talla que alcanzan de manera bastante homogénea sus ejemplares. En el matorral, destacan las comunidades de sabina albar y enebro o sabino (Juniperus communis ssp. hemisphaerica), estepa, lavándula, espliego, cantueso, tomillo, mejorana, ajedrea, biércol, ...

 

Fauna

 

 

En la escasa superficie de este Espacio Natural, con importantes actuaciones humanas, pocas son las especies faunísticas que pueden tener aquí su hábitat, residiendo únicamente las de pequeño tamaño y territorio reducido (pequeños mamíferos, paseriformes, pícidos, insectos, ...) que toleran la presencia del ganado y del ser humano. Utilizándolo las de mayor tamaño y exigencias de naturalidad como zona esporádica de campeo. Estas viejas sabinas, en muchos casos de troncos huecos, albergan un grupo de especies que encuentran aquí cobijo como murciélagos, lirones, palomas, mochuelos, zorzales, abubillas, picos, páridos, agateadores... Siendo estas las principales especies que pueblan el Sabinar.

 

 

 

Geomorfología

 

 

Como el resto de la provincia soriana, este sector estuvo ocupado por las aguas del mar de Tethys durante el Paleozoico, originando una sedimentación marina de carácter transgresivo o regresivo, según momentos. Con la Orogenia Hercínica tuvo lugar un ligero plegamiento que durante el Mesozoico va a ser barrido por el avance y retroceso de la línea de costa. El Terciario comienza con el levantamiento de estos depósitos, que en este sector se traduce en un anticlinal, hoy totalmente arrasado, lo que permite observar las calizas que se fraguaron durante el Cretácico y sobre las que se asienta el Sabinar de Calatañazor.

 

Paisaje

 

 

Topografía llana, donde contrastan las tierras dedicadas a cereal con este sabinar arbóreo, continuo y denso, rodeado de los páramos calizos que se extienden por el Norte hasta la Sierra de Cabrejas y por el Sur hasta la Sierra de Hinodejo.

 
MONUMENTO NATURAL LA FUENTONA

 

Fecha de Declaración del Monumento Natural: 12 de noviembre de 1998

Otras Figuras de Protección: Integrado en la propuesta de LIC “Sabinares Sierra de Cabrejas” de la Comunidad de Castilla y León.

Superficie: 232 Has.

Términos Municipales incluidos total o parcialmente: Cabrejas del Pinar y Muriel de la Fuente

 

¿Por qué se protege La Fuentona?

  • Como valores más importantes a preservar se encuentran el acuífero de Cabrejas, del cual surge el nacimiento del río Abión, en el Ojo de La Fuentona, valor central de este Espacio Natural.
  • Por ser una de las galerías inundados por agua más profundas de España.
  • Por el sabinar que cubre las laderas de los contornos de la surgencia.
  • Por las formaciones kársticas que comprende, con una amplia red de galerías, simas, dolinas, sumideros y surgencias de gran valor.
  • Por su fauna singular, como las aves que viven en los cortados: buitre leonado, alimoche, águila real, halcón pregrino...

La Fuentona

 

En pleno corazón de la provincia de Soria, rodeada de un impresionante paisaje de páramos, barrancos, cárcavas y desfiladeros calizos, se halla la Fuentona. Conocida también con el expresivo nombre de Ojo de Mar, en esta bella surgencia de origen kárstico tiene su nacimiento el río Abión. La especie vegetal omnipresente en la zona es la sabina albar, de gran rareza e importancia botánica. En sus proximidades se localiza el pueblo medieval de Calatañazor, presidido por la bella y desafiante silueta de su legendario castillo.

 

 

 

 

Vegetación

 

 

La vegetación en el Espacio Natural está caracterizada por dos formaciones bien diferentes. La primera, corresponde a los bosques de sabina albar (Juniperus thurifera) en estado puro o mezclado con pino negral (P. pinaster), pudio (P. nigra) e incluso albar (P. sylvestris). La segunda formación está relacionada con la presencia del agua, en el Ojo de La Fuentona nace el río Abión que en su discurrir por el Espacio desarrolla una característica vegetación ripícola, pudiéndose distinguir varias comunidades: en las márgenes encharcadas aparecen comunidades de espadañal, acompañadas en ocasiones por sauces; en las hondonadas o vaguadas con suficiente humedad edáfica se desarrollan comunidades de juncos y cárices, en los tramos de las márgenes del río donde no se produce un encharcamiento permanente se localizan las choperas, en gran parte de repoblación. Los suelos profundos aluviales están cubiertos por pastizales, fundamentalmente constituidos por gramíneas del género Poa y Agrostis; y por último, cuando las aguas se remansan aparecen comunidades fluviales caracterizadas entre otras especies por, botones de oro, estrellas de agua, etc.

 

Fauna

 

 

Debido a la pequeña extensión de este Espacio Natural, no se puede hablar en sentido estricto de la fauna del mismo, sino más bien de la fauna del entorno, que es abundante, destacando por su valor la fauna piscícola. En sus limpias aguas es aún abundante la trucha común, en peor situación se encuentra el cangrejo de río que hasta hace pocos años era abundante, actualmente su población está en regresión. Entre la fauna dependiente del medio fluvial hay que destacar la presencia de la nutria, sin olvidar la rata de agua y un gran número de especies ornitológicas como el martín pescador, lavandera blanca, garza común, etc. Entre las rapaces se pueden observar sobrevolando esta zona al buitre leonado, águila real, ratonero común, milano real, cernícalo vulgar, etc. Dentro de los mamíferos las especies más frecuentes son el corzo, el jabalí, el zorro, la garduña, el tejón, la comadreja,... y mencionar el lobo que no habita en estos parajes pero que en invierno baja atraído por el ganado ovino.

 

 

 

Geomorfología

 

 

Se encuentra La Fuentona ubicada en el sector más occidental de la Sierra de Cabrejas, en una zona de transición entre la llanura del Duero al Sur y las Sierras de Urbión y Neila al Norte. Enclavada en la orla mesozoica meridional de la Sierra de Cameros, sus materiales carbonatados son cretácicos y neocretácicos. Hidrogeológicamente, pertenece La Fuentona de Muriel al Acuífero Sierra de Cabrejas, unidad basculada hacia el Sur, de modo que el drenaje natural se realiza en esta dirección, por medio de manantiales que regulan el caudal de los ríos que alimentan como en este caso, el río Abión. La surgencia está labrada en las calizas del Coniaciense que conforman el sinclinorio entre Cabrejas, Muriel Viejo y Muriel de la Fuente, produciéndose su recarga por percolación del agua en los derrubios. La forma que toma esta surgencia es ovalada en planta y forma cónica en sección, midiéndose un caudal en el mes de junio de 0,5 m3/seg.

 

Paisaje

 

 

A los valores naturales anteriormente citados hay que unir el paisaje de este Espacio Natural, donde se pueden distinguir dos unidades, la hoz que forma el río Abión y su nacimiento en el Ojo de la Fuentona, donde se integran armoniosamente la lámina de agua, una vegetación abundante y un relieve llano, frente a la cumbre de las lomas que dominan la hoz, donde el agua está ausente, la vegetación es escasa, el relieve abrupto, pero desde donde se observan amplias panorámicas.

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE EL SABINAR Y LA FUENTONA.

 

 

Agenda de Eventos

Encuestas

No hay cuestionarios en estos momentos

ULTIMAS ACTUALIZACIONES