BURGOS

Valle de Iruelas

 

Reserva Natural Valle de Iruelas 

 

Fecha de Declaración de la Reserva Natural: 17 de junio de 1997

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (desde 1991); Lugar de Interés Comunitario (desde el año 2000).

 

Superficie: 8.676 ha.
 


Términos Municipales: El Barraco, El Tiemblo, Navaluenga y San Juan de la Nava.

 

La Reserva Natural del Valle de Iruelas se localiza al sureste de la provincia de Ávila, en la margen derecha del Alberche. Tiene una superficie de 8.676 ha. que se extienden por los términos municipales de El Barraco, El Tiemblo, Navaluenga y San Juan de la Nava.

 

Se declara Reserva Natural en el año 1997, por ser un espacio esencial para la supervivencia de especies faunísticas amenazadas a nivel internacional como el águila imperial ibérica y el buitre negro, sin olvidar sus importantes valores florísticos, donde sobresalen la manzanilla de Gredos, tejos y pinos laricios centenarios, acebos, castaños, etc.

 

Desde el punto de vista geomorfológico el Valle de Iruelas forma parte de un relieve típicamente "germánico" donde la reactivación de las fallas ha provocado su compartimentación en horts (bloques elevados) el de Gredos Oriental y grabens (bloques hundidos) el del río Alberche.

 

Junto a ellos varios son los elementos orográficos que se pueden destacar: las superficies de cumbres, por encima de los 1.700m., que forman lomas o crestas con fenómenos periglaciales y pequeños neveros que conservan la nieve hasta la primavera. Los rellanos, lomas y hombreras son zonas planas o de escasa pendiente con aparición de navas, consecuencia de fenómenos hidromorficos y colusiones en las laderas más bajas.

Una de las características de este entorno son las cuencas de recepción torrencial, localizadas a partir de la línea de cumbres. Recogen el agua de las precipitaciones y dan lugar a torrentes y gargantas en las que la erosión lineal es muy importante, creando pequeños valles en forma de "V".

 

 

VEGETACIÓN

 

Las diferencias altitudinales, de orientaciones y pendientes originadas por la complicada orografía de la Reserva (embalse de El Burguillo 730msnm.- Cerro de la Escusa 1.959msnm) hacen posible la existencia de un cambio continuo de los factores ecológicos, basados fundamentalmente en cambios de temperatura y humedad, y que da como resultado un incremento de la riqueza (número) y diversidad (variedad) de especies.  Estas variables posibilitan un tapiz vegetal con diversas exigencias, hasta un total de más de 600 especies y subespecies vegetales. Los incendios forestales, la ganadería y la tala secular de quercíneas (robles y encinas) han modificado la cubierta vegetal del Espacio Natural favoreciendo la extensión del matorral, a base de cambrión, piorno serrano y florido, enebro rastrero, escobonales, jara pringosa, etc.

 

Las formaciones boscosas potenciales que albergaría el Valle estarían formadas por bosques de rebollo y encinares, acompañados de pinares de pino silvestre, resinero, laricio y masas mixtas de frondosas y coníferas. Hoy los pinares, especialmente de pino resinero, ocupan gran parte de la superficie forestal del Valle, ya que se han visto favorecidos para potenciar los aprovechamientos de resina y madera. Son espectaculares los magníficos ejemplares de de pino silvestre y laricio, restos posiblemente de masas en el borde occidental de su área de extensión natural.

 

Los encinares del piso mesomediterráneo se han visto reducidos a pinares y enebrales, con presencia de olivillas, cornicabras y madroños. Los barrancos se cubren de saucedas y rodales de abedules por encima de los 1.400m., y por debajo de esa cota aparecen alisedas acompañadas de fresnos, sauces, cerezos, avellanos y olmos de montaña.

 

Cabe destacar una de las maravillas botánicas de este espacio: el Castañar de El Tiemblo, una masa pura de esta especie, que pasa por ser el de mayor extensión del Sistema Central.

 

La variedad de formaciones vegetales de la Reserva, da lugar a la creación de un elevado número de hábitats para múltiples especies faunísticas. Más de 250 especies de vertebrados y un sinfín de invertebrados, componen su gran riqueza faunística: un gran elenco de pájaros arborícolas, grandes rapaces diurnas y nocturnas, mamíferos ungulados (ciervo, corzo, jabalíes...), carnívoros (jinetas, gatos monteses, tejones, zorros...) además de otra fauna asociada a medios acuáticos y de ribera (nutrias, desmanes, truchas, mirlos acuáticos, oropéndolas, lagartos verdinegros...) y otra fauna de montaña (lagartija serrana, topillo nival abulense, bisbita ribereño alpino, pechiazul...).

 

FAUNA

 

No se puede hablar de Iruelas sin nombrar a su habitante más espectacular: el Buitre Negro, emblema de la Reserva; la tranquilidad de este Valle junto con la presencia de árboles centenarios, hacen posible la existencia de la mayor colonia de esta especie en Castilla y León y una de las más importantes de Europa. Merece también la pena destacar la presencia en la Reserva Natural, de una de las rapaces en mayor peligro de extinción a nivel mundial: el Águila Imperial Ibérica.

 

Los primeros asentamientos conocidos en la comarca datan de la Edad de Hierro: castros celtibéricos fortificados con dedicación ganadera. De ellos nos quedan las esculturas de cuatro verracos junto a la Cañada Real Leonesa Oriental en El Tiemblo.

Tras la colonización romana, los visigodos dan testimonio de su paso con dos necrópolis: en la Dehesa de Valdesanmartín (El Tiemblo) y en el Cerrillo de San Marcos (Navaluenga),

Restos de acequias y sistemas de riego son señales de la cultura árabe en el valle, así como parte de su toponimia: Alberche deriva de Al- Birka (estanque).

Tras la repoblación de estas tierras en la Alta Edad Media, la mesta termina por definir el carácter ganadero de la zona que explica el paisaje actual.

Dentro del Espacio Natural encontramos dos poblados, Las Cruceras y La Rinconada, cuyo origen está ligado a un recurso económico que tuvo su esplendor entre 1936 y 1975: la resina. Otros recursos tradicionales del monte son la madera, la leña, los pastos para el ganado, la caza y la pesca, la miel, los hongos, etc

 

 

CASA DEL PARQUE

 

ACCESO A LA CASA DEL PARQUE VALLE DE IRUELAS.

 

Sierra de Gredos

 

Parque Regional Sierra de Gredos

 

Fecha de Declaración del Parque Regional: 20 de junio de 1996

 

Otras Figuras de Protección: Reserva Regional de Caza; Zona de Especial Protección para las Aves; Lugar de Interés Comunitario; Zonas Húmedas Catalogadas.

 

Superficie: 86.236 ha.


 
Términos Municipales: El Arenal, Arenas de San Pedro, Bohoyo, Candeleda, La Carrera, Cuevas del Valle, Gilgarcía, Guisando, El Hornillo, Hoyos del Collado, Hoyos del Espino, Los Llanos de Tormes, Mombeltrán, Nava del Barco, Navalonguilla, Navalperal de Tormes, Navarredonda de Gredos, Navatejares, Puerto de Castilla, Santiago de Tormes, San Juan de Gredos,  San Martín del Pimpollar, Solana de Ávila, Tormellas, Umbrías, Villarejo del Valle, Zapardiel de la Ribera y San Esteban del Valle.

  La Sierra de Gredos, ubicada en el Centro de la Meseta y que culmina en el Pico del Moro Almanzor (2.592 m), es un excepcional paisaje de alta montaña, formado por un sistema de bloques fundamentalmente graníticos, fracturados y esculpidos por los glaciares cuaternarios que tienen el carácter más alpino de toda la Cordillera Central. Las vistas de la Sierra desde la parte baja o las panorámicas desde las cumbres son impresionantes.

 

Destacan las cumbres graníticas cubiertas de nieve una gran parte del año, contrastando con la vegetación de zonas más bajas en las que se mezclan los pinares siempre verdes, con las formaciones marcescentes y caducifolias más ricas en cambios de color y tonalidad. Los piornales presentan un llamativo aspecto en la época de floración. Lagunas glaciares, arroyos, gargantas, ríos y torrentes enriquecen el paisaje con el aporte de un elemento muy valorado: El agua, que aún mantiene en gran medida un grado extraordinario de pureza.

 

En el Parque Regional encontramos interesantes agropaisajes ligados al aprovechamiento ganadero en la cara norte, con prados de siega, ameales, abrevaderos, cerramientos de mampostería de tierra en seco, tenadas y refugios con cubiertas de piorno serrano. En la cara sur predomina el paisaje forestal y el agrícola, llamando la atención el generado por las explotaciones en bancales.

 

Los pequeños núcleos rurales aún conservan buena parte de su tipismo y en ellos es posible encontrar ejemplos magníficos de la arquitectura tradicional con un buen aprovechamiento de elementos constructivos autóctonos como el granito y la madera. En las cubiertas predomina la teja "tipo árabe". Las diferencias constructivas son acusadas entre ambas vertientes de la Sierra en función de la climatología, formas de vida y usos prioritarios.

 

La importancia faunística de la Sierra de Gredos queda patente con sólo mencionar las más de 230 especies de vertebrados entre las que se encuentran numerosos endemismos peninsulares a nivel específico y 4 endemismos subespecíficos locales. El área de distribución de estos últimos se sitúa en la zona de cumbres: dos anfibios representados por la salamandra del Almanzor (Salamandra salamandra almanzoris) y el sapo de Gredos (Bufo bufo gredosicola) y dos mamíferos, el topillo nival (Chionomys nivalis abulensis) y la cabra montés (Capra pyrenaica victoriae).

 

La flora de Gredos está formada por más de 1.500 especies, que llegan a colonizar hasta los pisos más elevados de la sierra. Es en las zonas altas donde crecen la mayoría de los 14 endemismos de Gredos. Los más populares son la boca de dragón de Gredos y la manzanilla de Gredos. En Gredos la vegetación define dos tipos de paisaje:

 

  • En la cara norte el matorral es el predominante, ya sea el piornal o la mezcla de leguminosas, a veces con labiadas, brezos o jaras. La vertiente septentrional se encuentra en la actualidad casa desarbolada, con la excepción de pinares de silvestre de Navarredonda de Gredos y Hoyos del Espino y de las masas más o menos extensas de rebollo en el Valle del Tormes.
  • En la zona sur abundan pinares de resinero, alternándose con cultivos en bancales de olivos, viñas, cerezos, higueras, ... o pequeñas masas de castaños en las laderas.

 

CASAS DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE "PINOS CISNEROS"

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE "EL RISQUILLO"

 

Monumento "Monte Santiago"

 

Monumento Natural Monte Santiago 

 

Fecha de Declaración del Monumento Natural: 26 de marzo de 1996

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (desde el año  2000); Lugar de Interés Comunitario dentro de la << Red Natura  2000>>(propuesto en el año 2001).

 

Superficie: 2.537  

 

Términos Municipales: Ayto de Berberana y  Junta de Villalba de Losa

 

¿Por qué se protege Monte Santiago?

 

  • Por el espectacular paisaje al Norte del espacio, con los impresionantes cortados de Sierra Salvada sobre el valle de Orduña.
  • Por su peculiar relieve en cuesta, sin paralelo en toda Europa.
  • Por las formaciones kársticas que comprende, con una amplia red de galerías, simas, dolinas, sumideros y surgencias de gran valor.
  • Por albergar el Monte de Santiago, ejemplo de hayedo meridional cantábrico.
  • Por su fauna singular, como las aves que viven en los cortados, la fauna cavernícola y por la elevada biodiversidad de anfibios, especialmente la de sus ranas pardas.
  • Los restos arqueológicos Neolíticos y Alto medievales que incluyen la zona.

 

 

 

El Monumento Natural Monte Santiago es conocido por el paisaje que nos ofrece el Salto del Nervión desde los cortados. Su paisaje Kárstico: cuevas, dolinas, simas, lapiaces y surgencias son las formaciones que encontramos en nuestros paseos. Su origen está en el tipo de roca sobre la que se asienta el  espacio: caliza blanda y soluble, cuando el agua es ligeramente ácida, que da lugar a un modelado típico de indudable valor.

 

Un magnífico hayedo ocupa la superficie en las zonas altas, y la encina y el quejigo, aparecen en la parte más baja, orientada al Sur, mezcla singular en plena banda de clima atlántico.

 

En el espacio podemos encontrar diferentes especies animales, de las cuales los anfibios son protagonistas, aunque también podemos encontrar: buitres leonados, corzos, algún jabalí y una gran variedad de aves...

 

El hombre ha marcado la evolución del territorio, ya desde el Neolítico (túmulos de Ramalejo). La presencia de otros elementos arqueológicos singulares nos hablan del pasado de estos parajes: El monasterio de "Santiago Langreriz" que da nombre al territorio y la lobera de Monte Santiago.  Todo esto nos hace imaginar un pasado medieval, una época de dura convivencia entre el hombre y su entorno.

 

Hoy en día el bosque se aprovecha para obtener madera, setas o pastos, siendo la ganadería la actividad que más ha repercutido en su entorno, manteniendo enfrentados a hombres y lobos hasta nuestros días.

 

En el Monte Santiago podemos encontrar la mayor concentración de  loberas de la Península Ibérica, y entre ellas destaca la de Santiago, con dos fosos y muros de casi 500 metros de longitud. Se trata de construcciones trampa formadas por dos paredes de piedra, que coinciden en un amplio foso, en que se captura al lobo. La lobera de Santiago se utilizó por última vez en 1955. Actualmente en desuso, las loberas suponen un rico y singular patrimonio etnográfico que es preciso mantener y conservar.

 

Existen 12 sendas señalizadas y autoguiadas que nos muestran los aspectos más característicos de este espacio.

 

 

Nueve de ellas recorren los alrededores de  Fuente Santiago, destacando en cada una un aspecto concreto, como la senda geomorfológica, que se centra en las formaciones provocadas por la acción del agua sobre la roca caliza. Otras ofrecen el paisaje de los cortados, del Salto del Nervión o de los hayedos.

Estas nueve sendas con recorridos entre 1 y 4 Km. pueden conectarse entre sí. Así surgen 4 rutas circulares o temáticas, que a través de un elemento concreto como el paisaje o el Karst ofrecen distintas versiones de Monte Santiago.

 

 

¡No dudéis en venir y conocer todos estos valores naturales!, que están esperando a ser más disfrutados, valorados y respetados. Os esperamos.

 

CASAS DEL PARQUE 

 

ACCESO A LA CASA DEL PARQUE MONTE SANTIAGO

 

Monumento "Ojo Guareña"

 

 Monumento Natural Ojo Guareña

 

Fecha de Declaración como Monumento Natural: 27 de marzo de 1996.

 

Otras Figuras de Protección: Bien de Interés Cultural (desde 1970); Lugar de Interés Comunitario (LIC) de la Red Natura 2000 desde el 7 de diciembre de 2004.

 

Superficie: 13.850 ha.

 

Términos Municipales: Merindad de Sotoscueva (80%), Espinosa de los Monteros (13%) y Merindad de Montija (7%).

 

 

Hace millones de años, grandes bloques de roca caliza que emergieron del fondo del mar se plegaron y se superpusieron. Desde entonces, el agua ha ido modelando las zonas más solubles de esas moles, creando galerías subterráneas y gargantas, y rajando los escarpes transversalmente, hasta tallar las siete "conchas" del valle que hoy vemos.

 

Tres ríos son los que modelan las Cuevas de Ojo Guareña, tanto en el exterior como en el interior. El río Guareña (que da nombre al complejo en su sumidero u "Ojo"), el río Trema y el arroyo de Villamartín. Las cuevas de Ojo Guareña, albergan en su interior, muchos vestigios de sus antiguos pobladores prehistóricos, tanto del paleolítico, pospaleolítico como de la Edad de Bronce. Son numerosos los restos arqueológicos encontrados: armas, pinturas, silos, utensilios líticos, grabados, cerámica, huesos, e incluso un conjunto de improntas de huellas de pies humanos descalzos, con 15.000 años de antigüedad.

 

En 1956 comenzaron las primeras exploraciones de esta red de grutas situadas en el término municipal de la Merindad de Sotoscueva, que llevan el nombre de Complejo kárstico de Ojo Guareña. Esta red de galerías cuenta con más de 110 km. de longitud siendo la mayor red de galerías de España y una de las más importantes de Europa. Diecinueve cuevas (simas, dolinas, sumideros, resurgencias,...) conforman este complejo, siendo la más importante y conocida, la Cueva de San Bernabé por situarse en su interior una Ermita con advocación a los santos Tirso y Bernabé.

 

En la actualidad, la Cueva-Ermita de San Bernabé, constituye el único tramo de cueva abierta al público, en una visita guiada (45 minutos) que nos muestra 400 metros de galerías. Se trata de un recorrido histórico- cultural, donde nos hablan de los usos que tuvieron estas cuevas desde la Época del Paleolítico hasta la actualidad, mostrándonos restos que datan de la Edad Media. Espectaculares son las muestras murales de pintura sacra popular (s.XVII) en la bóveda de la ermita.

 

Por su particular situación geográfica, el Monumento Natural Ojo Guareña constituye un área de transición entre dos regiones biogeográficas, la Región Atlántica y la Región Mediterránea, lo que confiere al espacio gran diversidad en formaciones vegetales tanto arbóreas (robledales, rebollares, hayedos y encinares y quejigares), arbustivas (enebrales, encinares) o herbáceas (prados y pastizales) que presentan, en general, un buen estado de conservación. Las zonas arboladas tienen en el espacio un claro carácter protector y una función fundamental en el ciclo hidrológico. La actividad humana ha tenido un papel importante en la cubierta vegetal generando paisajes agrarios en los que abundan prados, pastizales y zonas de matorral propios de una población tradicionalmente ganadera.

 

La gran diversidad de biotopos existentes en un espacio relativamente reducido favorece la diversidad de especies de fauna, entre las que destacamos las aves rapaces nidificantes que aprovechan los cantiles rocosos trabajados por la erosión, como el águila real, el alimoche o los abundantes buitres leonados, las aves forestales como el azor, el gavilán, el halcón peregrino, el águila culebrera, o las rapaces nocturnas como el cárabo o  búho real.

 

Ojo Guareña presenta gran diversidad de mamíferos, así encontramos al desmán de los pirineos, el lirón careto, la marta, corzo, jabalí o el gato montés, y la presencia puntual del lobo. Los murciélagos utilizan las cuevas como área de cría, refugio invernal o área de reposo. Reviste especial interés la fauna cavernícola de Ojo guareña: hasta la fecha se han descrito 173 especies, 20 de ellas son especies únicas en el mundo y exclusivas de Ojo Guareña, en gran parte gracias al trabajo que desde el año 2002 hasta la actualidad viene realizando el Museo Nacional de Ciencias naturales del CESIC en el marco del Convenio de colaboración establecido por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

 

 

¡Acercaros a disfrutar de los paisajes y la belleza de este Espacio! 

 

CASA DEL PARQUE 

 

ACCESO A LA CASA DEL PARQUE OJO GUAREÑA

 

 

Centro del Urogallo

 

Parque Natural Alto Sil

 

Fecha de Declaración del Espacio Natural: esta pendiente de declaración.

 

  Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (desde 2000); Lugar de Interés Comunitario (desde 1998); Reserva de la Biosfera (desde 2003).

 

Superficie: 43.751,56 ha.

 

Términos Municipales: Villablino, Palacios del Sil y Páramo del Sil.

 

 

 

 El  Espacio Natural Alto Sil presenta grandes desniveles con cumbres por encima de los 2.000 metros de altitud y valles profundos a menos de 800 metros, por lo que el paisaje resulta muy variado.

 

 

La geomorfología de la zona es, principalmente, de tipo silicio, con pequeñas incursiones de roca caliza en puntos concretos.

 

 

La relación entre la temperatura y la pluviometría determina la existencia de dos regiones bioclimáticas diferenciadas en el Alto Sil: Región Atlántica (99,7 %) y Región Mediterránea (0,3%).

 

Teniendo en cuenta que la región Atlántica es la predominante en este espacio, podemos diferenciar distintos ecosistemas. En la parte más alta de la montaña se encuentra vegetación típica de roquedos silicios con pastizales salpicados de enebro rastrero y piorno orocantábrico endemismo de la cordillera cantábrica, arandaneras, canchales, gleras y turberas con plantas que han desarrollado estrategias para vivir en condiciones difíciles como algunas plantas carnívoras y brezos característicos de turberas.

 

 

Las laderas de solana están cubiertas de robledales y brezales endémicos de la península ibérica. Mientras que, las laderas umbrías están ocupadas por bosques mixtos de roble, melojo, abedules endémicos del noroeste de la cordillera cantábrica, arce, serbal y mostajo, cerezos y manzanos silvestres, acebo, tejo, haya, castaño y olmo, entre otros.

 

 

El río Sil y sus numerosos afluentes recorren el espacio natural a la sombra de los bosques de ribera caracterizados por alisos, sauces, fresnos, avellanos y saúcos.

 

 

Es uno de los ríos mejor conservados de la provincia de León, donde es importante la población de trucha común. Dentro de la fauna asociada a la ribera destacan la nutria, el desmán ibérico, el martín pescador, el mirlo acuático, y diversas ranas y culebras.

 

 

Los bosques mixtos dan cobijo a gran variedad de animales donde resaltan el urogallo cantábrico y el oso pardo cantábrico que se encuentran en peligro de extinción. Sin olvidar otras especies como el corzo, ciervo, jabalí, lobo, gato montés, gineta, tejón, garduña, marta, pito negro, trepador azul, agateador, pechiazul, halcón abejero, águila culebrera, águila calzada, chotacabras gris, lagarto verdinegro, murciélagos y otros micromamíferos.

 

 

También en la alta montaña nos encontramos con una gran variedad faunística  como el rebeco, liebre del piornal, perdiz pardilla, chova piquigualda,  tritón alpino y tritón palmeado entre otros animales.

 

 

La ganadería de vacuno fue la actividad tradicional de la comarca hasta que a mediados del siglo XX se vio desplazada por la minería de carbón que hasta hoy es el principal motor económico de las comarcas. Sin embargo, esta actividad, también se está viendo reducida en los últimos años debido a la reconversión de la industria del carbón.

 

 

Este espacio natural está salpicado por pequeñas fortificaciones donde vivían los pobladores de la zona anteriores a los romanos, estas construcciones se denominan castros.

 

 

Actualmente, es fácil encontrar casas tradicionales con forma de U o de L, que se orientan al sur para aprovechar el calor. En el centro de esta U, se ubica el hórreo donde se almacenaba el producto de las cosechas. Estas edificaciones se realizan con materiales que se encuentran en los alrededores como piedra, madera y paja.

 

 

Debido a que la zona fue ganadera hasta hace poco tiempo, es posible ver varias construcciones relacionadas con esta actividad, como las brañas. Son el conjunto de prados y "cabanas" (cabañas) situados en la alta montaña para aprovechar los pastos de altura durante el verano.

 

 

            Otro de los valores culturales del espacio natural es su lengua, llamada "patsuezu". Una lengua ancestral que se encuentra en el Libro Rojo de las Lenguas Amenazadas, editado por la UNESCO. Su característica principal es la "che" vaqueira.

 

 

Atrevete a perderte en nuestros valles y a sumergirte en nuestra cultura. ¡ No os arrepentiréis!. 

 

 

 

CASA DEL PARQUE 

 

ACCESO A LA CASA DEL PARQUE ALTO SIL

 

Picos de Europa

Parque Regional Picos de Europa 

Fecha de Declaración del Parque Regional de Picos de Europa: 18 de julio de 1994

Otras Figuras de Protección:

  • v Zona de Especial Protección para las Aves (desde 2000)
  • v Lugar de Interés Comunitario (desde 2004)
  • v Plan de Recuperación del Oso Pardo
  • v Zonas Naturales de Interés Especial (Ley 8/91 CyL):
  • o Zonas Húmedas Catalogadas (Lago de Isoba, Lago de Ausente, Lagunas de los Hoyos de Vargas, Pozo Butrero);
  • o Catálogo de Especimenes Vegetales de Singular Relevancia (Haya de Valdosín, Espino Maetero de Villardefrancos, Roble del Sestil de la Mata)

Superficie: 120760 ha.
 
Términos Municipales: Puebla de Lillo, Reyero, Boñar, Crémenes, Prioro, Boca de Huérgano, Riaño, Posada de Valdeón, Oseja de Sajambre, Burón, Acebedo y Maraña

El Parque Regional de Picos de Europa se ubica en el noreste de la provincia de León, en la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica. Limita con Asturias, Cantabria y Palencia y en los municipios de Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón se solapa con la figura del Parque Nacional de Picos de Europa.

 

Este lugar fue declarado Parque Regional por ser uno de los enclaves montañosos más sobresalientes y mejor conservados de la Cordillera Cantábrica. Conforma uno de los conjuntos más abruptos y  con mayor personalidad de la Comunidad Autónoma. En él nos llama la atención el destacado papel que juega la roca caliza de Picos de Europa. Su origen está en la sedimentación de una gran cantidad de materiales calcáreos, posteriormente elevados por la Orogenia Alpina. También pizarras, cuarcitas, areniscas y conglomerados configuran el variado sustrato litológico de este espacio. Sobre estos materiales se puede ver como la red hidrográfica origina estrechas hoces o gargantas y deja en resalte las rocas duras que conforman la actual línea de cumbres como las calizas de Picos de Europa o Mampodre o los conglomerados en la Sierra de Orpiñas. Además durante el Cuaternario, las nieves se acumularon en las cabeceras de los valles e iniciaron una profunda acción glaciar, de la que existen importantes restos y de los que observamos ejemplos como morrenas, lagos glaciares, depósitos fluvioglaciares y circos. Por último la karstificación, ligada a la disolución superficial y profunda de los materiales calcáreos, han creado uno de los karst de mayor riqueza de toda la península.

 

En el Parque Regional podemos encontrar una gran diversidad botánica dado que se localiza en la región biogeográfica eurosiberiana pero en contacto con la región mediterránea. La vegetación de las zonas más montañosas es limitada debido a la escasez de suelo pero los puertos y valles altos predominan pastizales de diente tradicionalmente aprovechados por el ganado trashumante. Los matorrales que nos encontramos son piornos, escobas, brezos y brecinas. La vegetación arbórea del Parque está representada por los hayedos (preferiblemente en las zonas umbrías) y  los robledales (en las laderas de solana). En los primeros vemos como se mezclan hayas con abedules, acebos, tejos incluso con robles formando bosques mixtos. En las masas de roble albar existen otras especies arbóreas y arbustivas como fresnos, arces, tejos, serbales, manzanos silvestres, avellanos, aligustres, cornejos, etc. Mención especial merecen la mancha relicta del pinar autóctono de pino silvestre de Puebla de Lillo, que es el más noroccidental de la Península o el sabinar de Crémenes considerado como una reliquia de los bosques que existieron en épocas frías y secas del Cuaternario y que representa uno de los más occidentales de Europa. En las vegas de los ríos tenemos praderas de siega  que se visten de color en la primavera ya que en ellas florecen lirios, narcisos, prímulas... y en las orillas vemos crecer sauces, chopos, fresnos...

 

En cuanto a la fauna, la posición geográfica del Parque Regional hace que contemos con especies eurosiberianas, mediterráneas y endemismos regionales. Este mosaico de especies animales se ve enriquecido por la presencia de dos ejemplos de valor incalculable y en peligro de extinción: el urogallo y el oso pardo. El urogallo es el rey alado del bosque atlántico, ligado por su biología trófica y reproductora a los hayedos y robledales de la Cordillera Cantábrica. El oso es una especie emblemática de esta zona, en la que se localiza la población oriental de la especie. Dicha población cuenta con una veintena de individuos. Otras especies propias del Espacio Natural son el pito negro, pico mediano y pico menor. Las rapaces las encontramos bien representadas por el águila real, águila calzada, halcón peregrino, azor...En cuanto a los mamíferos significativos destacamos el rebeco, la libre de piornal, la marta, el lobo ibérico, el gato montés, el ciervo, el corzo, el armiño...     

                                                                                  

El pastoreo es la actividad tradicional por excelencia en esta comarca de montaña, hasta el punto que su paisaje forestal ha sido transformado por una intensa y continua presión ganadera a lo largo de los siglos. Hoy en día, la ganadería es un sector relevante aunque su incidencia económica y el tipo de ganadería, no tenga mucho que ver con la que se desarrolló hasta hace 50 años con grandes rebaños de merinas trashumantes. Actualmente ha dado paso a otras actividades como el turismo, cada vez más en auge.

 

Lo más destacado de la arquitectura popular es el empleo de la madera, la piedra y la teja. La piedra forma la mampostería de muros, dinteles y cargaderos de puertas y ventanas. La madera es la base de la estructura de los tejados, los suelos y carpintería de balaustradas, puertas y ventanas. La teja ha sustituido a las cubiertas de "cuelmos" (paja de centeno) que tapizaban los tejados y que se utilizaron antaño.

 

Existen buenos ejemplos de arquitectura civil y religiosa en el Parque Regional como el Conjunto Histórico Artístico de Lois o en Puebla de Lillo, su torreón y sus casas blasonadas. También nos encontramos con construcciones muy ligadas a la forma de vida del Parque Regional: molinos, hórreos, chozos, chorco de los lobos...

 

¡ Os invitamos a conocer y descubrir estos y otros de los muchos secretos que guardan estas maravillosas montañas ! Os esperamos.

 

 

CASAS DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE "EL TORREÓN DE PUEBLA DE LILLO".

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE "VALDEBURÓN".

Nava y Campos de Palencia

Espacio Natural La Nava y Campos de Palencia 

 

 

Figuras de protección:

 

Actualmente este Espacio Natural se encuentra dentro del PLAN DE ESPACIOS NATURALES de Castilla y León.  Zona ZEPA (octubre del 2000).

 

En este Espacio se encuentra la Laguna de la Nava declarada LIC (julio del 2006) y zona RAMSAR (diciembre del 2002).

 

Superficie: Alrededor de 57.000 ha.

 

Municipios: Abarca de Campos, Autillo de Campos, Baquerín de Campos, Belmonte de Campos, Boada de Campos,  Boadilla de Rioseco, Capillas, Castil de Vela, Castromocho, Cisneros, Frechilla, Fuentes de Nava, Guaza de Campos, Mazariegos, Mazuecos de Valdeginate, Meneses de Campos, Pedraza de Campos, Paredes de Nava, Torremormojón, Villacidaler, Villada, Villamartín de Campos, Villarramiel y Villerías de Campos.

 

Descripción general del Espacio:

 

            El Espacio Natural "La Nava y Campos de Palencia" se sitúa en suroeste de la provincia palentina, en plena Tierra de Campos. El Espacio es una extensa llanura cerealista caracterizada por un relieve llano o ligeramente ondulado donde la superficie arbolada ha quedado reducida a la mínima expresión.

 

            Las estepas de este Espacio Natural representan en buena medida llanuras infinitas, cultivos de cereal y casas de adobe, donde un gran número de acontecimientos han dejado una profunda huella: historia, cultura, arquitectura y un paisaje de enorme singularidad.

 

            Tierra de Campos es una zona pobre en vegetación arbórea, limitándose a pies aislados o pequeños grupos de  álamos blancos , chopos, restos de antiguas olmedas, sauces, espinos y frutales en las laderas no cultivadas, los bordes de algunos caminos o en las cercanías de los pueblos, ríos...

 

Entre los cultivos de secano predominan la cebada el girasol y el lino. El regadío se dedica a remolacha, alfalfa y maíz.

 

La comarca de Tierra de Campos constituye uno de los últimos reductos en el que habitan aves esteparias gravemente amenazadas a nivel mundial. Es un enclave único y singular el contexto

 

Europeo con altas densidades de avutarda y otras especies características como sisones, ortegas, aguilucho cenizo o cernícalo primilla.

 

            Dentro de este Espacio Natural se encuentran las lagunas de la Nava y Boada de Campos que entre los meses de octubre y marzo acogen poblaciones de decenas de miles de ansares y cientos de anátidas como silbones, frisos, cercetas, azulones y cucharas. En los meses de primavera llegan en migración aves limícolas como chorlitos, avefrías, correlimos, agujas y archibebes. Destaca también  la presencia en esta época de aves nidificantes como la  garza imperial y el aguilucho lagunero en la Laguna de la Nava.

 

CASA DEL PARQUE

Acceso a la CASA DEL PARQUE LA NAVA - CAMPOS DE PALENCIA

 

Fuentes Carrionas y Fuente Cobremontaña palentina

 

Parque Natural Fuentes Carrionas

 

Fecha de Declaración del Parque Natural: 27 de junio de 2000

 

  Otras Figuras de Protección: Reserva Regional de Caza de Fuentes Carrionas, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA)Lugar de Interés Comunitario (LIC) .

 

Superficie: 78.360 ha.


 
Términos Municipales: Velilla del Río Carrión. Aguilar de Campoo, San Cebrián de Mudá, Cervera de Pisuerga, Triollo, Polentinos, Brañosera, La Pernía, Castrejón de la Peña y Dehesa de Montejo.

 

Este es un espacio natural de gran valor natural, paisajístico, faunístico y botánico, Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina posee la masa de sabinas más septentrional de Europa, junto con endemismos de la Cordillera Cantábrica como la Artemisa cantábrica y el Echium cantabricum; y es refugio de una especie emblemática y en peligro de extinción: el oso pardo.

El Parque Natural se encuentra enclavado en el confín más remoto e inaccesible de la provincia de Palencia en una espectacular, y casi desconocida, cadena montañosa. Sus picos y crestas, modelados en las duras y apretadas calizas de montaña, sobrepasan los 2.500 metros de altura y conforman un singular relieve a base de fantásticas agujas, impresionantes precipicios, altivos cantiles y profundos valles. También abundan en la zona los lagos de origen glaciar.

 

Dos importantes ríos tienen sus fuentes en estas montañas el Carrión y el Pisuerga. El primero de ellos nace en el corazón más escarpado de la montaña y sus fuentes -la laguna de Fuentes Carrionas que da nombre a toda la comarca- están tan aisladas que incluso es posible descubrir en ellas las huellas de varias parejas de oso pardo. El Pisuerga brota en una zona -Fuente del Cobre- de más suavidad paisajística y en donde lo que predomina son los bosques caducifolios de haya y roble.

 

En la zona del norte de Palencia se concentra además uno de los mayores y más notables conjuntos de arte románico de todo el mundo.

 

¡No dudéis en venir y conocer todos estos valores naturales!, que están esperando a ser más disfrutados, valorados y respetados. Os esperamos.

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE FUENTES CARRIONAS Y FUENTE COBRE.

 

Las Batuecas-Sierra de Francia

 

Parque Natural Las Batuecas

 

Fecha de Declaración del Parque Natural: 11 de Julio de 2000

 

Otras Figuras de Protección: Reserva Regional de Caza (desde 1973); Refugio de Fauna de Arca y Buitrera (desde 1974); Zona de Especial Protección para las Aves (desde 1987); Lugar de Interés Comunitario (desde 1987)

 

Superficie: 31.801,91 ha.
 


Términos Municipales: Cepeda, El Cabaco, El Maillo, Herguijuela de la Sierra, La Alberca, Madroñal, Miranda del Castañar, Mogarraz, Monforte de la Sierra, Monsagro, Nava de Francia, Serradilla del Arroyo, Sotoserrano , Villanueva del Conde y San Martín del Castañar.

 

 

El Parque Natural Las Batuecas - Sierra de Francia es uno de los dos Parque Naturales de la provincia de Salamanca. Se trata de un área con relieve accidentado, situado en la parte occidental del Sistema Central, en el que destacan picos con mas de 1700 m. de altura y profundos valles por debajo de 500 m.; lo que da lugar a un complicado paisaje en el que la naturaleza y el hombre han dibujado un mosaico llamativo y equilibrado.

 

Aunque el Parque está situado en la región mediterránea, la diferencia altitudinal existente y la orientación de las laderas determinan la existencia de zonas con clara influencia atlántica, y otras mucho más cálidas de tendencia mediterránea, que en su conjunto favorecen una gran diversidad faunística y florística, y permiten la producción de cerezas, uvas, aceitunas o castañas.

 

Pero este singular entorno encierra, además, una gran riqueza  cultural y un importante patrimonio histórico-artístico, con cuatro pueblos declarados "Conjunto Histórico-Artístico": La Alberca, Miranda del Castañar, Mogarraz y San Martín del Castañar, y el resto de las localidades conservan buenos ejemplos de una arquitectura tradicional exclusiva. Además de numerosos enclaves con pinturas rupestres, restos de minas romanas o ermitas y monasterios repartidos por todo su territorio, entre los que destacan el de La Peña de Francia y Batuecas. Destacar que en la comarca se mantienen tradiciones centenarias, como el folclore, los festejos tradicionales y las artesanías locales de bordados, orfebrería del oro, trajes típicos, cestería de castaño, madera y cerámica.

 

En las cumbres más altas del Parque Natural, la vegetación ha tenido que adaptarse a la crudeza del clima, dominando el piorno y el erizón. La cabra montés habitó desde antiguo en las cumbres pedregosas, desde donde podemos ver volar a los buitres tanto leonados como negros, el águila real, el halcón peregrino, el alimoche y el búho real. Especial mención merece la lagartija de la Peña de Francia y la flor de alta montaña, Armeria Salmantica, endemismos del Parque.

 

A menor altitud aparecen los bosques de rebollo -en cuyo sotobosque crecen acebos, serbales y arce menor- y los castaños. En las zonas de robledal más frías, húmedas y orientadas al noroeste encontramos algunos abedulares. Es reseñable la presencia en el territorio de algunos robles de condiciones climáticas más húmedas, como el Carballo (Quercus robur) o la famosa "Haya de la Herguijuela".

 

Al  sur y descendiendo en altitud, empiezan a aparecer especies típicamente mediterráneas. Encontramos formaciones de encinas, alcornoques, tejos, madroños durillos, enebros y algún almez, confundidos entre la abundante cobertura que proporciona la jara pringosa. Además aparecen grandes áreas cultivadas de árboles frutales, viñedos y olivares, entre los que destacan por su extensión los cultivos de cerezo, base económica de muchos pueblos de la Sierra.

 

Entre las especies de mamíferos son habituales el tejón, gato montés, meloncillo, garduña, desmán ibérico y nutria, además de corzos, ciervos y jabalíes.

 

Multitud de arroyos, regatos, ríos y charcas, salpican la Sierra de Francia, y entorno a ellos se desarrollan plantas acuáticas, musgos, helechos, alisos y sauces, donde se pueden encontrar tritón ibérico, sapo partero ibérico, rana pasilarga y sapillo pintojo, entre la gran variedad de anfibios. Ríos importantes son el Francia, el Batuecas y el Alagón, peculiar este último pues encajado en una estrecha galería  atraviesa el Sistema Central de norte a sur, poniendo en contacto sus diferentes tipos de vegetación y fauna, y en cuya cuenca se encuentra  la colmilleja del Alagón (Cobittis vettonica), otro de los endemismos de este Espacio Natural. 

 

CASA DEL PARQUE

Acceso a la CASA DEL PARQUE LAS BATUECAS - SIERRA DE FRANCIA

 

 

Arribes del Duero

Parque Natural Arribes del Duero 

 

Fecha de Declaración del Parque  Natural: 11 de abril de 2002

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (desde 1990); Lugar de Interés Comunitario (desde  2000).

 

Superficie: 106.500 ha

 

 


Términos Municipales: Almendra, Villardiegua de la Ribera, Villadepera, Torregamones, Villar del Buey, Fariza, Fermoselle, Villarino, Pereña, Masueco, Mieza, Vilvestre, Puerto Seguro, San Felices de los Gallegos, Ahigal de los Aceiteros, Sobradillo, La Fregeneda, Hinojosa del Duero, Saucelle, Adeadávila de la Ribera, Muga de Sayago, La Bouza, Cerralbo, Bermellar, Saldeana, Barruecopardo, Fonfría, Pino, Villalcampo, Moralina, Moral de Sayago, Milano, Villasbuenas, Encinasola de los Comendadores, Trabanca, Lumbrales, Olmedo de Camaces, Fuenteliante, Bogajo, La Redonda, Valderrodrigo, Cerezal de Peñahorcada, La Zarza de Pumareda, La Peña.
    Vegetación

 

Este Espacio Natural se caracteriza por unas peculiares características topográficas, correspondientes a un valle encajado, resguardado de los vientos y con mucha insolación, lo que se traduce en una temperatura media anual suave, la escasez de heladas a lo largo del año, y unas ciertas condiciones de humedad (precipitación media en torno a los 700 mm/año).

 

Todos estos rasgos dan lugar a una riquísima comunidad vegetal, caracterizada por la gran abundancia de especies típicamente mediterráneas, donde destacan el almez, enebro de miera, madroño, arce de Montpellier, cornicabra y olivilla, y también cultivos singulares para esta latitud como olivo, vid, almendro, y frutales.

 Junto a las arribes o arribas propiamente dichas, aparece la penillanura, destinada al cultivo del cereal, principalmente cebada y centeno, en alternancia con pastos comunales o particulares salpicados por bosquetes, generalmente, de encinas y robles melojos. Cuando la tierra de labor ha sido abandonada, se cubre con un matorral de escobas, jaras y cantuesos, en el que se despuntan enebros, encinas, melojos, quejigos o alcornoques.

 

 

Fauna

 

Los cortados y las formaciones de roquedos de las márgenes fluviales resultan el biotopo más característico de este Espacio Natural, donde se localizan las especies de mayor valor faunístico, que se corresponden con las aves; especial relevancia adquieren buitre común, águila real, águila perdicera, cigüeña negra, alimoche, halcón peregrino, sin olvidar otras especies de interés como águila culebrera, águila calzada, búho real, chova piquirroja, vencejo real, roquero solitario, collalba rubia y negra...

 

Destaca también la presencia de una gran riqueza de peces (barbo, calandino, pardilla, bermejuela, boga, colmilleja, ...), reptiles (galápago europeo y leproso, lagarto ocelado, eslizón ibérico, culebra de cogulla, culebra de herradura, lagartija colirroja, ...) y mamíferos (nutria, gato montés, garduña, jineta, jabalí, corzo ...).

 

La comunidad de anfibios está favorecida por la gran cantidad de charcas ganaderas y fuentes, siendo abundantes especies como salamandra común, tritón jaspeado, tritón ibérico, gallipato, sapo partero ibérico, sapo corredor, sapillo pintojo, ...

 

 

Geomorfología

Desde el punto de vista morfológico, los Arribes del Duero se constituyen en una penillanura evolucionada, puesto que desde el Mesozoico a la actualidad han actuado los fenómenos erosivos, arrasando esta zona emergida, hasta hacer aflorar los materiales del zócalo paleozoico, constituido esencialmente por rocas ígneas (granitos de diversos tipos, granodiorita y algunos enclaves sieníticos), acompañadas por rocas metamórficas.

 

Destacar en esta penillanura el accidente topográfico producido por el profundo encajamiento del río Duero y su red de afluentes (Huebra, Tormes, Agüeda, Uces y Esla) que siguiendo fallas tardihercínicas y las grandes diaclasas existentes en la roca han labrado gargantas de paredes subverticales de varios centenares de metros de profundidad.

 

 

Paisaje

 

Espacio de un gran valor paisajístico, donde contrasta la superficie de la llanura que posee una altitud bastante uniforme (750-800 m.) con los profundos cañones labrados por la red fluvial que pueden representar un desnivel respecto a la penillanura de 200 m.

 

A este contraste altitudinal se une el vegetal: en la penillanura destaca el mosaico de cultivos, pastizales y bosques adehesados de encinas y melojos, adornado con una gran cantidad de muros de piedra, corrales, chozos y antiguos caminos, y en el "arribe", gracias a sus peculiares características topográficas y climáticas, unido a la acción del hombre que ha abancalado las laderas, es posible ver cultivos mediterráneos impropios de esta latitud y extensos bosques en ladera de enebro y almez, con arbustos mediterráneos.

  Valores que justifican su declaraciónEspacio de gran valor natural, paisajístico y cultural.   ¡No dudéis en venir y conocer todos estos valores naturales!, que están esperando a ser disfrutados, valorados y respetados. Os esperamos.  

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE ARRIBES DEL DUERO.

 

 

Hoces del Río Duratón

 

Parque Natural Hoces del Río Duratón 

 

Fecha de Declaración del Parque Natural: 27 de junio de 1989.

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en octubre de 1990, y esta propuesto como Lugar de Interés Comunitario (LIC) desde 2001.

 

Superficie: Superficie de 5.037 ha. que se distribuyen por los términos municipales de  Carrascal del Río, Sebúlcor y Sepúlveda.

 

Las Hoces del Río Duratón están situadas en el nordeste de la provincia de Segovia.  El eje del Parque comprende el tramo medio del río Duratón, desde Sepúlveda hasta que sus aguas son retenidas por el embalse de Burgomillodo (25 Km.).

 

 

FORMACIÓN GEOLÓGÍCA

 

El aspecto actual de las Hoces del Duratón es el resultado de la suma de diferentes factores entre los que se encuentran los procesos geomorfológicos, la acción erosiva del agua, y el proceso de karstificación. Este último es un fenómeno químico en virtud del cual se disuelve la roca caliza. De esta forma se han originado profundas hoces de escarpadas paredes que superan en algunos puntos los 70 metros de desnivel, unas características que contribuyen a que encontremos una gran diversidad de especies distribuidas en cuatro ecosistemas.

 

ECOSISTEMAS

El bosque de ribera. A ambos lados del río Duratón, en el fondo del cañón, podemos encontrar: sauces, alisos, choperas, olmos, fresnos, arces,... Esta vegetación se distribuye zonalmente, dependiendo  de la necesidad de agua que tenga. Entre sus funciones esta la de fijar el terreno y evitar la erosión. El bosque de galería sirve de refugio a numerosas especies de aves cantoras: martín pescador, oropéndola, pito real, jilguero, herrerillo, carbonero,... También hay que destacar la fauna acuática: trucha común, barbos, sapo común, ranita de San Antonio, rata de agua, nutria,...

 

Los cortados. Están ubicados entre la paramera caliza y el bosque de galería del fondo del cañón. Los cortados, de paredes casi verticales albergan una interesante variedad de vegetación rupícola: zapatitos de la Virgen, ombligo de Venus, té de roca,... adaptadas a condiciones muy duras, con escasa tierra y agua. Los roquedos, al ser un lugar de difícil acceso para el hombre, han sido utilizados por las aves, sobre todo rapaces, para criar. El ave más emblemática del Cañón es el buitre leonado.

La paramera. Fue en origen un gran bosque de sabinas y enebros, hoy reducidos por la acción humana a pequeños núcleos que salpican de forma esporádica este árido paisaje, junto con gran variedad de plantas aromáticas: tomillo, salvia, espliego,... Entre su fauna: ratones, perdices, conejos, lagartos, zorros,...

 

Los pinares. Localizados en el suroeste del Parque Natural, formados por sedimentación de arenas erosionadas y transportadas desde el Sistema Central, en las que se desarrolla una importante masa de repoblación de pino resinero, cuya misión fundamental es la fijación de las dunas móviles.  Estos bosques albergan una variedad importante de aves: águila calzada, águila culebrera, milano negro,...

 

PATRIMONIO CULTURAL

 

Las Hoces del Duratón poseen un gran patrimonio ecológico, pero también cultural e histórico, podemos encontrar: pinturas rupestres,  calzadas y puentes romanos (como el de Talcano),  la Cueva de los Siete Altares, la ermita de San Julián, el Monasterio de la Hoz, o la ermita de San Frutos, uno de los lugares más atractivos del Parque Natural por sus impresionantes vistas. Todo ello relacionado íntimamente con los usos tradicionales de la zona: cantería, agricultura, ganadería y resinería.

 

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE HOCES DEL RÍO DURATÓN

 

 

Hoces del Río Riaza

 

Parque Natural Hoces del Rio Riaza

 

Fecha de Declaración de la Reserva Natural: 22 de diciembre de 2004

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (desde 1989 y ampliada en 2000); Lugar de Interés Comunitario (propuesto en 1998).

 

Superficie: 5.184,54 ha.  

 

Términos Municipales: Maderuelo, Montejo de la Vega de la Serrezuela y Valdevacas de Montejo.

 

 

  El Parque Natural se localiza en el nordeste de la provincia de Segovia, ya muy próximo al límite con la provicia de Burgos y Soria. El río Riaza constituye el eje longitudinal del Parque Natural y, a lo largo de su recorrido de sureste a noroeste, se pueden distinguir tres grandes zonas. La primera, entre la localidad de Maderuelo y la presa de Linares del Arroyo, con un relieve relativamente suave, estando el río Riaza embalsado desde el año 1951. Entre la presa y el arroyo de El Casuar, con una longitud de 5,5 kilómetros, el río se ha encajado en las calizas formando un cañón calcáreo de hasta 150 metros de profundidad y entre 200 y 300 de anchura. Y, por último, a partir de dicho arroyo y hasta la localidad de Montejo de la Vega, el río abandona las calizas formando un valle disimétrico con una fértil vega en su fondo.

 

La vegetación que tapiza el páramo es principalmente esteparia, con manchas de arbolado adaptado a la extrema continentalidad de este clima: sabinares, encinares y algunos quejigares. En contraste, el fondo del valle mantiene un soto fluvial.

Junto a la espectacularidad del paisaje, las aves son las que confieren a este Espacio su principal característica. La presencia de cortados calizos, pródigos en repisas y oquedades de los más variados tamaños, permite el asentamiento de una rica comunidad de aves rupícolas. Por otra parte, el embalse de Linares del Arroyo se convierte todos loa años en la principal área provincial para invernada de diversas especies de aves acuáticas.

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE HOCES DEL RÍO RIAZA

 

Cañón del Río Lobos

 

        Parque Natural Cañon de Río Lobos 

 

El parque natural fue declarado en 1985. Comprende una superficie de 10.176 ha. que también está catalogado como ZEPA (Zona de Especial protección de Aves). En 1998 fue propuesto como LIC (Lugar de Interés Comunitario), ampliándose la superficie propuesta hasta las 12.238 ha en el año 2004. Este espacio es colindante en su parte oriental con el LIC "Sabinares de la Sierra de Cabrejas".

Términos municipales: El ámbito territorial del parque natural afecta parcialmente a los siguientes términos municipales: Casarejos, Herrera de Soria, Nafría de Ucero, San Leonardo de Yagüe, Santa María de las Hoyas y Ucero, en la provincia de Soria, y Hontoria del Pinar  en la provincia de Burgos. 

 

 ¿Por qué se protege Río Lobos?

  • Por sus valores paisajísticos y geológicos, al constituir, con sus múltiples tonalidades y formas llamativas, un conjunto de gran belleza.
  • Por la singularidad del páramo calizo y el agreste cañón excavado a lo largo de miles de años por la acción erosiva del río Lobos.
  • Por ser refugio de importantes poblaciones de fauna protegida.
  • Por albergar excelentes masas forestales y especies de flora singular, donde predomina el sabinar y los bosques de pino laricio.

 

GEOLOGIA

La formación más espectacular es el propio Cañón fruto de la doble acción erosiva, de desgaste y sobre todo, de disolución de la roca por el agua, siendo más vivo el hundimiento del lecho al ceder las grutas subterráneas, por lo que aparecen las típicas zonas cóncavas o lermas en los flancos del cañón, que además son muy vistosas por los teñidos de óxidos y aguas que escurren.

Por el hielo-deshielo se encuentran al pie del Cañón capas inclinadas de derrubios de elementos angulosos.

El resto del conjunto calizo se ha erosionado formando un Karst que en superficie muestra alguna torca, abundantes cuevas, simas y sumideros; mientras que en profundidad es un ejemplo de funcionamiento de acuífero y de aguas subterráneas.

 

FLORA

Entre los árboles el pionero y emblemático es la sabina albar o enebro (Juniperus thurifera), conviviendo con el pino pudio (Pinus nigra subsp. salzmannii), quejigo (Quercus faginea) y encina (Quercus ilex).

Entre los matorrales asociados destacan enebro, gayuba y aliaga acompañados por especies aromáticas del páramo como espliegos, tomillos y salvias.

En los cortados existe una importante muestra de plantas adaptadas a la vida en condiciones de escaso suelo, que viven en roca, como la Saxifraga cuneata, o en derrubios, como Linaria supina.

En las riberas, chopos y sauces y las grandes hojas flotantes de los nenúfares, lentejuelas y eneas.

 

FAUNA

El Cañón, con sus paredes, repisas y oquedades, es un singular refugio de aves, como el buitre común (Gyps fulvus) y otras rapaces protegidas como águilas: real, culebrera y calzada; halcón peregrino, alimoche, azor, cernícalos y rapaces nocturnas como el búho real y chico, lechuza, cárabo, autillo y mochuelo. Otras aves especializadas son: garza real, del medio acuático; alondra común, del medio estepario; picogordo, del bosque; el vencejo real y la chova piquirroja en los cantiles, etc...

Existe una importante representación de anfibios, reptiles y peces; como ranas, lagartijas, culebras, víbora hocicuda, trucha común y barbo.

Entre los mamíferos se encuentran el corzo, jabalí, conejo, ardilla, liebre, zorro, garduña, comadreja, nutria y diversas especies de murciélagos.

 

PATRIMONIO SOCIAL Y CULTURAL

El carácter recogido del Cañón ha sido aprovechado por el hombre desde antiguo como refugio, así lo demuestran los numerosos testimonios que han perdurado hasta nuestros días. De los primeros habitantes -Edad del Bronce (2000-85 a.c.)- encontramos diferentes grabados y pinturas rupestres en algunas cavidades.

La civilización romana dejó su huella en diferentes lugares del parque natural,  como el canal de Ucero o el puente romano y la calzada de Hontoria del Pinar.

La construcción de la ermita románica de San Bartolomé se llevó a cabo durante el siglo XII. En ella abundan unos enigmáticos símbolos y un notable rosetón con la estrella de cinco puntas, hoy adoptado como logotipo del parque natural. También de la misma época es el castillo de Ucero, construido sobre los cimientos de un castro celtíbero,  desde donde dominaban las confluencias de los ríos Ucero y Chico.

 

RUTAS

El espacio protegido del Cañón de Río Lobos dispone de una completa red de senderos, estando señalizados según la normativa internacional como PR y GR.

- GR-86 Ibérico Soriano.

- PRC-SO-67 Ruta de las Gullurías.

- PRC-SO-66 Senda del Castillo.

- PR-SOBU-65 Senda del Río.

- PR-BU-5 Senda de Hontoria.

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE CAÑÓN DE RÍO LOBOS

 

 

Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor

 

Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor

 

Fecha de Declaración de la Reserva Natural: 11 de julio de 2000

Otras Figuras de Protección: Integrado en la propuesta de LIC "Sabinares Sierra de Cabrejas" de la Comunidad de Castilla y León. Monte de Utilidad Pública, nº 248, del Catálogo de la Provincia de Soria.

Superficie: 74 Has. (22 Has. de bosque de sabina)

Términos Municipales incluidos total o parcialmente: Calatañazor

 

 ¿Por qué se protege el Sabinar de Calatañazor?

  • Es uno de los bosques de sabina mejor conservados del planeta.
  • El Espacio contiene una de las pocas masas de sabinas (Juniperus thurifera) de porte arbóreo y de gran altura
  • La densidad del bosque es excepcional para masas de sabina albar.
  • Las sabinas son de gran tamaño pese a no ser excesivamente longevas.

Sabinar

 

 La Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor es uno de los bosques de sabinas mejor conservados del planeta. Desarrollado sobre terreno llano, de carácter calcáreo y a 1.000 metros de altitud, algunos de los ejemplares de esta masa arbórea monoespecífica alcanzan un porte notable, hasta 24 metros de altura. En las inmediaciones del sabinar aparece la medieval y sugestiva silueta de Calatañazor: uno de los pueblos más bellos y evocadores de toda la región. Rodeado de un impresionante precipicio y presidido por el imponente perfil de su castillo, Calatañazor presenta unas estrechas y empedradas calles a las que se abren casas porticadas construidas con adobes y gruesas vigas de enebro. castillo.

 

 

 

 

Vegetación

 

 

Las condiciones climáticas de la zona, con intensos y duraderos fríos invernales, heladas tardías, sequía estival, fuertes contrastes térmicos, unidas al escaso desarrollo del suelo, resultan adversos para la vida de un gran número de especies vegetales, por lo que muy pocas especies han podido acoplarse a este medio. Para ello se necesita poseer órganos adaptados a reducir la transpiración (hojas aciculares y escamiformes cubiertas por una gruesa cutícula) y desarrollar importantes aparatos radicales que les permitan profundizar en el suelo o cubrir una amplia zona para poder obtener el agua y los nutrientes necesarios. Todas estas características las cumple la sabina albar (Juniperus thurifera), lo que ha llevado a la implantación de la asociación Juniperetum hemisphaericothuriferae Rivas Martínez, como más relevante agrupación florística. La importancia que adquiere este Espacio Natural es por las sabinas en él presentes, con unas especiales características debido al gran porte y talla que alcanzan de manera bastante homogénea sus ejemplares. En el matorral, destacan las comunidades de sabina albar y enebro o sabino (Juniperus communis ssp. hemisphaerica), estepa, lavándula, espliego, cantueso, tomillo, mejorana, ajedrea, biércol, ...

 

Fauna

 

 

En la escasa superficie de este Espacio Natural, con importantes actuaciones humanas, pocas son las especies faunísticas que pueden tener aquí su hábitat, residiendo únicamente las de pequeño tamaño y territorio reducido (pequeños mamíferos, paseriformes, pícidos, insectos, ...) que toleran la presencia del ganado y del ser humano. Utilizándolo las de mayor tamaño y exigencias de naturalidad como zona esporádica de campeo. Estas viejas sabinas, en muchos casos de troncos huecos, albergan un grupo de especies que encuentran aquí cobijo como murciélagos, lirones, palomas, mochuelos, zorzales, abubillas, picos, páridos, agateadores... Siendo estas las principales especies que pueblan el Sabinar.

 

 

 

Geomorfología

 

 

Como el resto de la provincia soriana, este sector estuvo ocupado por las aguas del mar de Tethys durante el Paleozoico, originando una sedimentación marina de carácter transgresivo o regresivo, según momentos. Con la Orogenia Hercínica tuvo lugar un ligero plegamiento que durante el Mesozoico va a ser barrido por el avance y retroceso de la línea de costa. El Terciario comienza con el levantamiento de estos depósitos, que en este sector se traduce en un anticlinal, hoy totalmente arrasado, lo que permite observar las calizas que se fraguaron durante el Cretácico y sobre las que se asienta el Sabinar de Calatañazor.

 

Paisaje

 

 

Topografía llana, donde contrastan las tierras dedicadas a cereal con este sabinar arbóreo, continuo y denso, rodeado de los páramos calizos que se extienden por el Norte hasta la Sierra de Cabrejas y por el Sur hasta la Sierra de Hinodejo.

 
MONUMENTO NATURAL LA FUENTONA

 

Fecha de Declaración del Monumento Natural: 12 de noviembre de 1998

Otras Figuras de Protección: Integrado en la propuesta de LIC “Sabinares Sierra de Cabrejas” de la Comunidad de Castilla y León.

Superficie: 232 Has.

Términos Municipales incluidos total o parcialmente: Cabrejas del Pinar y Muriel de la Fuente

 

¿Por qué se protege La Fuentona?

  • Como valores más importantes a preservar se encuentran el acuífero de Cabrejas, del cual surge el nacimiento del río Abión, en el Ojo de La Fuentona, valor central de este Espacio Natural.
  • Por ser una de las galerías inundados por agua más profundas de España.
  • Por el sabinar que cubre las laderas de los contornos de la surgencia.
  • Por las formaciones kársticas que comprende, con una amplia red de galerías, simas, dolinas, sumideros y surgencias de gran valor.
  • Por su fauna singular, como las aves que viven en los cortados: buitre leonado, alimoche, águila real, halcón pregrino...

La Fuentona

 

En pleno corazón de la provincia de Soria, rodeada de un impresionante paisaje de páramos, barrancos, cárcavas y desfiladeros calizos, se halla la Fuentona. Conocida también con el expresivo nombre de Ojo de Mar, en esta bella surgencia de origen kárstico tiene su nacimiento el río Abión. La especie vegetal omnipresente en la zona es la sabina albar, de gran rareza e importancia botánica. En sus proximidades se localiza el pueblo medieval de Calatañazor, presidido por la bella y desafiante silueta de su legendario castillo.

 

 

 

 

Vegetación

 

 

La vegetación en el Espacio Natural está caracterizada por dos formaciones bien diferentes. La primera, corresponde a los bosques de sabina albar (Juniperus thurifera) en estado puro o mezclado con pino negral (P. pinaster), pudio (P. nigra) e incluso albar (P. sylvestris). La segunda formación está relacionada con la presencia del agua, en el Ojo de La Fuentona nace el río Abión que en su discurrir por el Espacio desarrolla una característica vegetación ripícola, pudiéndose distinguir varias comunidades: en las márgenes encharcadas aparecen comunidades de espadañal, acompañadas en ocasiones por sauces; en las hondonadas o vaguadas con suficiente humedad edáfica se desarrollan comunidades de juncos y cárices, en los tramos de las márgenes del río donde no se produce un encharcamiento permanente se localizan las choperas, en gran parte de repoblación. Los suelos profundos aluviales están cubiertos por pastizales, fundamentalmente constituidos por gramíneas del género Poa y Agrostis; y por último, cuando las aguas se remansan aparecen comunidades fluviales caracterizadas entre otras especies por, botones de oro, estrellas de agua, etc.

 

Fauna

 

 

Debido a la pequeña extensión de este Espacio Natural, no se puede hablar en sentido estricto de la fauna del mismo, sino más bien de la fauna del entorno, que es abundante, destacando por su valor la fauna piscícola. En sus limpias aguas es aún abundante la trucha común, en peor situación se encuentra el cangrejo de río que hasta hace pocos años era abundante, actualmente su población está en regresión. Entre la fauna dependiente del medio fluvial hay que destacar la presencia de la nutria, sin olvidar la rata de agua y un gran número de especies ornitológicas como el martín pescador, lavandera blanca, garza común, etc. Entre las rapaces se pueden observar sobrevolando esta zona al buitre leonado, águila real, ratonero común, milano real, cernícalo vulgar, etc. Dentro de los mamíferos las especies más frecuentes son el corzo, el jabalí, el zorro, la garduña, el tejón, la comadreja,... y mencionar el lobo que no habita en estos parajes pero que en invierno baja atraído por el ganado ovino.

 

 

 

Geomorfología

 

 

Se encuentra La Fuentona ubicada en el sector más occidental de la Sierra de Cabrejas, en una zona de transición entre la llanura del Duero al Sur y las Sierras de Urbión y Neila al Norte. Enclavada en la orla mesozoica meridional de la Sierra de Cameros, sus materiales carbonatados son cretácicos y neocretácicos. Hidrogeológicamente, pertenece La Fuentona de Muriel al Acuífero Sierra de Cabrejas, unidad basculada hacia el Sur, de modo que el drenaje natural se realiza en esta dirección, por medio de manantiales que regulan el caudal de los ríos que alimentan como en este caso, el río Abión. La surgencia está labrada en las calizas del Coniaciense que conforman el sinclinorio entre Cabrejas, Muriel Viejo y Muriel de la Fuente, produciéndose su recarga por percolación del agua en los derrubios. La forma que toma esta surgencia es ovalada en planta y forma cónica en sección, midiéndose un caudal en el mes de junio de 0,5 m3/seg.

 

Paisaje

 

 

A los valores naturales anteriormente citados hay que unir el paisaje de este Espacio Natural, donde se pueden distinguir dos unidades, la hoz que forma el río Abión y su nacimiento en el Ojo de la Fuentona, donde se integran armoniosamente la lámina de agua, una vegetación abundante y un relieve llano, frente a la cumbre de las lomas que dominan la hoz, donde el agua está ausente, la vegetación es escasa, el relieve abrupto, pero desde donde se observan amplias panorámicas.

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE EL SABINAR Y LA FUENTONA.

 

 

Ribera de Castronuño y Vega del Duero

logo_espacio_natural_castronuno.JPG

 

 

Fecha de Declaración de la Reserva Natural: 11 de abril de 2002

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (desde 1991); Lugar de Interés Comunitario (propuesto en 1998 y actualizado en 2004).

 

Superficie: 8421 ha.   Términos Municipales: Castronuño, Pollos, Torrecilla de la Abadesa y Tordesillas.  

La Reserva Natural “Riberas de Castronuño-Vega del Duero” es el único Espacio Natural Protegido de la provincia de Valladolid. Su columna vertebral, el río Duero, lo cruza de Este a Oeste, y conforma, junto con la Presa de San José, un humedal seminatural que es considerado como un oasis en medio de la meseta Castellano-Leonesa, dando lugar a una gran variedad de ecosistemas.

 

El mismo nombre de este espacio natural nos traslada al Bosque de Ribera, su paisaje más representativo, aunque también el Carrizal adquiere aquí gran importancia. Entre los chopos, olmos, fresnos, sauces y alisos de la ribera escuchamos fácilmente los cantos del Carbonero común, Ruiseñor bastardo, Mitos, Petirrojo, Oropéndolas, Cucos, etc. así como de rapaces nocturnas como el Cárabo común y el Búho Chico. Si nos fijamos con atención podremos observar algún nido de Pico Picapinos, de Águila Calzada, e incluso de Pájaro moscón, más escasos. Otras aves son exclusivas del carrizal como la Garza imperial, el Aguilucho lagunero, el Avetorillo, el Rascón y el Carricero común. También hay mamíferos que merodean mucho por los carrizales, destacamos la Nutria.  

La mayor superficie de la Reserva se encuentra dominada por el Bosque Mediterráneo, representado por extensas masas de encinar adehesado y algunos bosquetes de Pino Piñonero. Entre esta vegetación habita la Gineta, el Jabalí, el Lobo Ibérico, el Lirón Careto, Conejos y Liebres, así como una gran variedad de aves: Águila culebrera, Azor, Gavilán, Abubilla, Cuco, Críalo, Rabilargo, Paloma torcaz, y el Milano real.  

También hay que destacar extensiones cerealistas con Cultivos de Secano, sobre todo trigo y cebada, y vides. A este medio tan humanizado, se han adaptado muy diversas: la Cogujada, Alondra, Calandria, el Cernícalo común y el Primilla, el Aguilucho Pálido y el Cenizo, perdices y codornices, pero también Avutardas, Alcaravanes o Sisones más difíciles de observar.

 

La Presa de San José, terminada de construir en el año 1945, ha permitido la explotación del agua para regar no pocas hectáreas de cultivos de regadío, imperando sobre todo el maíz, la alfalfa y la remolacha, aunque también se ve el girasol, guisantes y fréjoles. Es esta presa, de vital importancia para los habitantes de la Reserva por muchas razones diversas. Permitió mucho empleo local durante su construcción, es el único paso para vehículos entre la orilla sur y norte del Duero desde Tordesillas a Toro, añadió los regadíos al mosaico paisajístico haciéndolo más variado, pero además y muy importante, encharcó muchos sedimentos fértiles de la orilla del río, que fueron colonizados poco a poco por grandes masas de carrizal, mantenidos por el nivel tan constante del embalse. Más y mejor carrizal atrajo a más aves especializadas en él, como las nombradas anteriormente, por lo que creció la riqueza y abundancia en fauna del Espacio Natural. Podemos decir, pues, que la presa, ha causado una influencia muy positiva en la avifauna de la Reserva, ha sido y es una gran aliada para muchas aves acuáticas y ligadas al medio húmedo y, por consecuencia, para todas las personas que se acerquen para observarlas.

 

¡No dudéis en venir y conocer todos estos valores naturales!, que están esperando a ser más disfrutados, valorados y respetados. Os esperamos.

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE RIBERA DE CASTRONUÑO Y VEGA DEL DUERO.

 

Lagunas de Villafáfila

 

Reserva Natural Lagunas de Villafáfila 

 

Fechas de declaración  de las diferentes figuras de protección de la Reserva a nivel estatal y autonómico. 

 

  • 1972 - Zona de caza controlada (2.854 hectáreas). 
  • 1986 - Reserva nacional de caza (32.549 hectáreas).
  • 1996 - Reserva regional de caza (32.549 hectáreas).
  • 2006 - Reserva natural (32.541 hectáreas).

 

Otras figuras de protección a nivel internacional.

    

  • 1987 - ZEPA  (Zona de especial protección para las aves ) - 32.549 hectáreas
  • 1989 - Humedal RAMSAR (Protección e importancia internacional del complejo lagunar) - 2.854 hectáreas
  • 1992 - LIC  (Lugar de interés Comunitario) - 4.219 hectáreas

 

Términos Municipales que en su total o parcialmente pertenecen a la Reserva.

       

  • Cañizo
  • Cerecinos de Campos
  • Manganeses de la Lampreana
  • Revellinos
  • San Agustín del Pozo
  • San Martín de Valderaduey
  • Tapioles
  • Villafáfila (Incluye la pedanía de Otero de Sariegos, perteneciente en su totalidad a la Reserva Natural).
  • Villalba de la Lampreana
  • Villárdiga
  • Villarrín de Campos

 

     Como características principales de la Reserva podemos destacar:

  • Una inmensa penillanura cerealista con suaves ondulaciones donde predominan los cultivos de cereal y la vegetación leñosa es prácticamente inexistente, con una riqueza y variedad de aves estepáricas donde podemos destacar las poblaciones de Avutardas, Sisones, Ortegas y Aguiluchos cenizos y pálidos.
  •  Un complejo lagunar de carácter salino y temporal donde se concentran casi el 50% de las aves acuáticas invernantes de Castilla y León, siendo lo más espectacular, las poblaciones de ánsares comunes que aparecen entre octubre y marzo.

 

La Reserva se encuentra en el cuadrante noreste de la provincia de Zamora en plena comarca natural de la Tierra de Campos. El complejo lagunar, situado en el centro de la misma, comprende unas 500 has. de superficie inundable, de las cuales mas del 80% corresponde a las tres lagunas principales, "laguna de Barillos 118has."," laguna Salina Grande 192has." y "laguna de las Salinas 70has".

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE LAGUNAS DE VILLAFAFILA.

 

 

Lago de Sanabria

 

Parque Natural Lago de Sanabria

 

Fecha de Declaración del Parque Natural: 1978

 

Fecha de ampliación del Parque Natural a sus límites actuales (22.365 hectáreas): 1990

 

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Interés Comunitario.

 

Superficie: 22.365 ha.   Términos Municipales: Cobreros, Galende, Porto y Trefacio.

 

 

  El Parque Natural del Lago de Sanabria está situado en el extremo noroccidental de la provincia de Zamora. Fue creado en el año 1978 con el principal objetivo de preservar la morfología que esculpieron en sus rocas los glaciares cuaternarios, la pureza de sus aguas, la riqueza de su flora y la diversidad de su fauna, muy rica en especies de anfibios. Su extensión actual es de 22.365 ha que corresponden, en su mayor parte, a áreas de media y alta montaña de las sierras Segundera y Cabrera.

 

 El lago es cuna de leyendas y origen de relatos universales que trascienden de generación en generación.

 

 

 

 Geología y relieve

 

 Hace 100.000 años, durante la glaciación del Würm, la última de las glaciaciones del Cuaternario y por un periodo de 90.000 años, se instaló sobre estas montañas una gran masa de hielo, un "glaciar de meseta". Este glaciar, que cubría todo el altiplano con un espeso manto de hielo, se derramaba por todos los valles que descienden desde el macizo, formando largas y potentes "lenguas glaciares". Ríos de hielo que sobreexcavaron estos valles transformándolos en anchos y profundos cañones tallados en la dura roca plutónica. Es precisamente la dureza de la roca que forma el macizo lo que nos permite hoy seguir contemplando esta espléndida morfología que, en otro caso y como ha ocurrido en el resto de los sistemas montañosos de la Península, se hubiera visto alterado por la acción de los agentes erosivos posteriores.

 

 Por el valle del Tera se encajaba, entonces, la principal lengua glaciar. Descendía desde el circo de Trevinca y La Survia, incrementando su espesor conforme se le iba agregando el hielo procedente de los pequeños circos y valles laterales, alguno de ellos tan hermoso como el circo de la Laguna de Lacillo, al pie del Moncalvo.

 

 Al llegar a lo que hoy es Ribadelago esta lengua tenía ya casi 15 km de largo y un espesor de más de 300 m. aquí, el glaciar del Tera recibía el aporte de las lenguas del Cárdena y del Segundera, incrementando aún más su potencia erosiva y excavando la cubeta que hoy alberga al lago de Sanabria.

 

 Hace 12.000 años y parece que con relativa rapidez, la glaciación terminó y la lengua glaciar se retiró dejando al descubierto amplios y profundos cañones, valles colgados, rocas aborregadas, estrías glaciares, morrenas y el elemento más característico del Parque Natural y de toda la comarca: el Lago de Sanabria.

 

 

Patrimonio Social y Cultural

 

La comarca de Sanabria tiene una indudable identidad cultural, derivada de su situación en la confluencia entre León, Zamora, Orense y la región portuguesa de "Tras os Montes". Estas influencias y las servidumbres derivadas del trabajo agrícola y ganadero en el duro ambiente de la montaña han marcado las formas arquitectónicas de las edificaciones, su funcionalidad y su perfecta construcción de un original dialecto que hoy permanece vivo en la memoria de los mayores: el sanabrés.

 

 Las tierras, a excepción de las situadas en la vega, son pobres. Los cultivos tradicionales se localizan en pequeñas huertas, las "cortinas". En el secano se sembraba centeno y patatas y los prados regados proporcionaban hierba para el mantenimiento del ganado durante el invierno, ganado que al llegar la primavera era conducido a los pastos de la Sierra.

 

 Como ganaderos que han sido desde tiempos remotos, el lobo es uno de los protagonistas de las  leyendas y cuentos que se repiten frente a la lumbre en una oscura noche sanabresa. Podremos ver algún carro "chillón" de ruedas macizas, o escuchar el tambor y la gaita sanabresa en una celebración popular.

 

 Edificaciones de interés especial son el monasterio de San Martín de Castañeda, fundado por monjes cordobeses en el s X sobre un cenobio visigodo, el castillo de Puebla de Sanabria (s. XVI) y su ayuntamiento de estilo isabelino.

 

 

Vegetación y flora

 

 En Sanabria conviven más de 1.500 especies vegetales, lo que representa una notable riqueza florística. Esta gran diversidad botánica es, en buena medida, consecuencia de su situación geográfica. Las montañas de Sanabria constituyen el límite entre el clima atlántico y el mediterráneo. Debido a ello, las diferentes orientaciones de sus laderas, sus valles y sus climas van a determinar la influencia predominante de uno de estos dos ambientes. Por otra, las condiciones extremas de las cumbres sólo van a permitir la existencia de una flora rara y muy adaptada que, en el caso de algunas especies como el Ranunculus parnassifollus ssp. cabrerensis o la Armeria bigerrensis, son verdaderas reliquias vivas de la época de las glaciaciones.

 

 La abundancia de arroyos, manantiales, lagunas, turberas y zonas encharcadas permiten, también, la existencia de una flora acuática característica de estas aguas limpias, ácidas y escasamente mineralizadas.

 

 Por debajo de los 1.500 m, el bosque dominante es el robledal de rebollo, formado por pies relativamente jóvenes ya que, desde antiguo, ha sido explotado como parte importante de la economía doméstica sanabresa, proveyendo a sus habitantes de vigas para las casas y de leña para sus hogares. En las vaguadas frías y húmedas el roble es sustituido por hermosos abedulares salpicados de serbales y acebos.

 

 También existen en la comarca rodales de tejos centenarios como "tejedelo" de Requejo o "Valle de Tejos", supervivientes de este mal endémico que son los incendios. Los enebros se agarran a las rocas desnudas de los cañones. Plantados por el hombre cerca de sus casas crecen nogales y castaños, algunos de gran porte.

 

 

Fauna

 

 Dentro del grupo de las aves sobrevuelan estas montañas rapaces como el águila real, el halcón abejero, el halcón peregrino o el búho real. En los pastos de altura podemos observar especies como la perdiz pardilla-denominada localmente "charrela"-, el alcaudón dorsirrojo, el pechiazul y el roquero rojo. Más abajo, en el robledal, otras aves como el camachuelo, el petirrojo o los carboneros, nos alegran con sus trinos.

 

 Entre los mamíferos se encuentra el desmán ibérico, escurridizo mamífero acuático de costumbres nocturnas, varios mustélidos como la nutria, la marta, al armiño, la garduña y el tejón, y entre los mamíferos de más talla encontramos al corzo, el jabalí, el gato montés y un animal emblemático, el lobo, protagonista habitual de los cuentos y las leyendas de Sanabria que sin embargo es cada vez menos frecuente. Esperemos no encontrarlo pronto entre las especies que han desaparecido de la comarca en el siglo pasado, como el oso.

 

 En Sanabria se han identificado más de 190 especies de vertebrados. De ellas, 7 especies de peces tienen su hábitat en el lago, las lagunas y las aguas cristalinas de los ríos y arroyos. Merece especial mención la trucha, apreciada presa para la pesca deportiva y exquisita a la hora de degustarla. En el lago, la trucha puede alcanzar dimensiones considerables y su carne adquiere un tono rosado que recuerda al salmón. Su fama se cita ya en legajos del siglo X.

 

 Dos especies de víbora-v.hocicuda y v.común- junto con la lagartija serrana, son los reptiles más comunes en Sanabria.

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE LAGO DE SANABRIA MONASTERIO DE SANTA MARÍA

 

Arribes del Duero

 

Parque Natural Arribes del Duero 

 

Fecha de Declaración del Parque  Natural: 11 de abril de 2002

 

Otras Figuras de Protección: Zona de Especial Protección para las Aves (desde 1990); Lugar de Interés Comunitario (desde  2000).

 

Superficie: 106.500 ha

 

 


Términos Municipales: Almendra, Villardiegua de la Ribera, Villadepera, Torregamones, Villar del Buey, Fariza, Fermoselle, Villarino, Pereña, Masueco, Mieza, Vilvestre, Puerto Seguro, San Felices de los Gallegos, Ahigal de los Aceiteros, Sobradillo, La Fregeneda, Hinojosa del Duero, Saucelle, Adeadávila de la Ribera, Muga de Sayago, La Bouza, Cerralbo, Bermellar, Saldeana, Barruecopardo, Fonfría, Pino, Villalcampo, Moralina, Moral de Sayago, Milano, Villasbuenas, Encinasola de los Comendadores, Trabanca, Lumbrales, Olmedo de Camaces, Fuenteliante, Bogajo, La Redonda, Valderrodrigo, Cerezal de Peñahorcada, La Zarza de Pumareda, La Peña.
    Vegetación

 

Este Espacio Natural se caracteriza por unas peculiares características topográficas, correspondientes a un valle encajado, resguardado de los vientos y con mucha insolación, lo que se traduce en una temperatura media anual suave, la escasez de heladas a lo largo del año, y unas ciertas condiciones de humedad (precipitación media en torno a los 700 mm/año).

 

Todos estos rasgos dan lugar a una riquísima comunidad vegetal, caracterizada por la gran abundancia de especies típicamente mediterráneas, donde destacan el almez, enebro de miera, madroño, arce de Montpellier, cornicabra y olivilla, y también cultivos singulares para esta latitud como olivo, vid, almendro, y frutales.

 Junto a las arribes o arribas propiamente dichas, aparece la penillanura, destinada al cultivo del cereal, principalmente cebada y centeno, en alternancia con pastos comunales o particulares salpicados por bosquetes, generalmente, de encinas y robles melojos. Cuando la tierra de labor ha sido abandonada, se cubre con un matorral de escobas, jaras y cantuesos, en el que se despuntan enebros, encinas, melojos, quejigos o alcornoques.

 

 

Fauna

 

Los cortados y las formaciones de roquedos de las márgenes fluviales resultan el biotopo más característico de este Espacio Natural, donde se localizan las especies de mayor valor faunístico, que se corresponden con las aves; especial relevancia adquieren buitre común, águila real, águila perdicera, cigüeña negra, alimoche, halcón peregrino, sin olvidar otras especies de interés como águila culebrera, águila calzada, búho real, chova piquirroja, vencejo real, roquero solitario, collalba rubia y negra...

 

Destaca también la presencia de una gran riqueza de peces (barbo, calandino, pardilla, bermejuela, boga, colmilleja, ...), reptiles (galápago europeo y leproso, lagarto ocelado, eslizón ibérico, culebra de cogulla, culebra de herradura, lagartija colirroja, ...) y mamíferos (nutria, gato montés, garduña, jineta, jabalí, corzo ...).

 

La comunidad de anfibios está favorecida por la gran cantidad de charcas ganaderas y fuentes, siendo abundantes especies como salamandra común, tritón jaspeado, tritón ibérico, gallipato, sapo partero ibérico, sapo corredor, sapillo pintojo, ...

 

 

Geomorfología

Desde el punto de vista morfológico, los Arribes del Duero se constituyen en una penillanura evolucionada, puesto que desde el Mesozoico a la actualidad han actuado los fenómenos erosivos, arrasando esta zona emergida, hasta hacer aflorar los materiales del zócalo paleozoico, constituido esencialmente por rocas ígneas (granitos de diversos tipos, granodiorita y algunos enclaves sieníticos), acompañadas por rocas metamórficas.

 

Destacar en esta penillanura el accidente topográfico producido por el profundo encajamiento del río Duero y su red de afluentes (Huebra, Tormes, Agüeda, Uces y Esla) que siguiendo fallas tardihercínicas y las grandes diaclasas existentes en la roca han labrado gargantas de paredes subverticales de varios centenares de metros de profundidad.

 

 

Paisaje

 

Espacio de un gran valor paisajístico, donde contrasta la superficie de la llanura que posee una altitud bastante uniforme (750-800 m.) con los profundos cañones labrados por la red fluvial que pueden representar un desnivel respecto a la penillanura de 200 m.

 

A este contraste altitudinal se une el vegetal: en la penillanura destaca el mosaico de cultivos, pastizales y bosques adehesados de encinas y melojos, adornado con una gran cantidad de muros de piedra, corrales, chozos y antiguos caminos, y en el "arribe", gracias a sus peculiares características topográficas y climáticas, unido a la acción del hombre que ha abancalado las laderas, es posible ver cultivos mediterráneos impropios de esta latitud y extensos bosques en ladera de enebro y almez, con arbustos mediterráneos.

  Valores que justifican su declaraciónEspacio de gran valor natural, paisajístico y cultural.   ¡No dudéis en venir y conocer todos estos valores naturales!, que están esperando a ser disfrutados, valorados y respetados. Os esperamos.  

 

CASA DEL PARQUE 

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE ARRIBES DEL DUERO

 

Aula del Bosque del Amogable

Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión

 logotipo Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión

 

El Espacio Natural de "Laguna Negra y circos glaciares de Urbión" tiene una extensión de 4.617 hectáreas. Los valores naturales de este privilegiado entorno han favorecido su incorporación a la Red Natura 2000, formando parte de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y lugar de importancia comunitaria (LIC) sierra de Urbión y cebollera.

 

El Espacio Natural se encuentra dentro de la comarca de pinares, en las áreas de mayor altitud de los términos municipales de Duruelo de la sierra, Covaleda y Vinuesa. Un alto porcentaje de su superficie se eleva por encima de los 1700 metros en lo que se denomina como piso oromed iterráneo (entre 1500 y 2000 m).

 

La oscilación climática cuaternaria de hace dos millones de años ha modelado el paisaje glaciar característico de la sierra de Urbión. Este territorio incluye ecosistemas acuáticos ligados al glaciarismo de notable singularidad entre los que destacan varias lagunas de origen glaciar incluidas en el catálogo Regional de Zonas Húmedas de Castilla y León: Laguna Negra, laguna Larga, laguna Helada, laguna Mansegosa y laguna del Hornillo. En el  se localizan algunas de las mayores cotas de la provincia de Soria, como el pico de urbión con 2228m. de altitud, cerca del cual nace el río Duero

 

 

 

¿POR QUÉ SE PROTEGE LA LAGUNA NEGRA Y LOS CIRCOS GLACIARES DE URBIÓN?

Este Espacio  Natural posee una gran singularidad, el hielo con su gran poder erosivo ha ido esculpiendo, como si de un cincel se tratase, el paisaje glaciar de caprichosas formas que hoy podemos disfrutar.

 

La combinación de contrastes que generan los ecosistemas forestales, las lagunas, los arroyos y los pastizales de alta montaña dan lugar a exuberantes paisajes, característicos de la alta montaña mediterránea ibérica.

 

 

 

GEOLOGÍA GLACIAR:

 

La oscilación climática cuaternaria de hace dos millones de años a modelado el paisaje glaciar característico de la sierra de Urbión, originando formas glaciares de circo, que actualmente ocupan la Laguna Negra, Laguna Helada y Laguna Larga, entre las más conocidas.

 

Este sistema lagunar es el resultado de la acción glaciar y periglaciar, generada por la sobreexcavación  de la base de los circos, que se cierran por arcos morrénicos, impidiendo la evacuación del agua acu mulada.

 

En el cuaternario existía un glaciar que se iniciaba cerca del pico de Urbión y descendía por el cinturón rocoso que cierra la Laguna Negra hasta el valle del Revinuesa. Restos de la actividad glaciar son las acumulaciones de tierra y piedra que arrastraba el glaciar, con forma de suave promontorio, (conocido como morrena), hoy cubiertos por el bosque, como el talúd o promontorio que rodea la Laguna Negra, sobre el que se sitúa la pasarela. Otros testimonios del fuerte acarreo del glaciar  son los bloques gigantes que quedan a lo lejos, como los que puedes ver cerca del aparcamiento del Paso de la Serrá.

 

En épocas de clima más benigno el hielo glaciar experimentó menor avance. La sucesión de líneas de depósitos indican los diferentes niveles de avance del glaciar; los más alejados del circo, hacia altitudes menores, son los correspondientes a periodos más fríos.

 

 

FLORA

El régimen de lluvias elevado de la zona y un ambiente fresco ha facilitado la permanencia e incluso el desarrollo de una vasta masa de pino silvestre o albar (Pinus sylvestris) que cubre casi por completo los valles del Revinuesa y Duero. Estos pinares forman parte de la mayor extensión boscosa de la Península Ibérica, dando lugar a un paisaje que recuerda a los bosques boreales de Siberia. En cotas superiores a los 1400 m, en laderas umbrías con fuertes pendientes, aparece el haya (Fagus sylvática), formando en ambientes rocosos pequeños bosques monoespecíficos o mezclados con el pino albar y otros árboles.

 

Por encima de los 1800 m, los largos periodos de inivación, junto con los fuertes y fríos vientos, sólo permiten el desarrollo de matorral y pastizal adaptado a condiciones extremas, donde son frecuentes matorrales como el biércol (Calluna vulgaris) el enebro rastrero (Juníperus alpina) y el arándano (Vaccinium myrtillus), entre pastizal de alta montaña. En las partes más elevadas y sujetas a las mayores inclemencias del tiempo, proliferan pequeñas especies almohadilladas de flora alpina, entre los que de stacan algunas endemismos exclusivos de la Sierra de Urbión como la armería (Armeria losae) y la margarita alpina (Leucanthemopsis alpina), junto con otros elementos florísticos  típicos de montañas europeas como Pirineos o Alpes. Asimismo, especies vegetales muy especiales y particulares, se pueden descubrir entre lagunas, arroyos y cascadas de este privilegiado entorno.

 

 

FAUNA

La alternancia de ambientes boscosos y zonas abiertas de alta montaña permite la presencia de una variada fauna.

 

Destaca un invertebrado, el coleóptero (Rosalia alpina), asociado a los hayedos, que figura como protegido en la legislación nacional e internacional. Encontramos aquí reptiles característicos  de ambientes atlánticos como el lagarto verde y la víbora áspid, siendo éstas las localidades más meridionales dentro de la Península, de igual modo que algunos anfibios como el tritón jaspeado.

 

Entre los mamíferos más habituales se encuentran ardilla, garduña, zorro, comadreja, tejón, ciervo, corzo y jabalí. Más raros y esporádicos son el lobo, la nutria y el visón europeo.

 

Las aves, en los pinares se encuentran especies de pequeño tamaño como el piquituerto, el carbonero palustre, chocha perdiz, el agateador común, el trepador azul o el pinzón vulgar, entre otros; en las zonas abiertas de alta montaña se puede ver acentor alpino, collalba gris o bisbita alpina. Aunque su valor como (ZEPA) radica sobre todo, en la presencia de aves rapaces como águila culebrera, halcón peregrino, águila real y por la presencia limitada de perdiz pardilla, cada vez más escasa en las montañas del interior peninsular.

 

 

 

PATRIMONIO SOCIAL Y CULTURAL

 

La comarca cuenta con un rico y variado patrimonio cultural, entendiendo éste en su concepción más amplia, histórico, artístico, arquitectónico, arqueológico, cultural, etnográfico, etc...

 

La arquitectura popular es muy variada, encontrando manifestaciones de todo tipo en las construcciones.

 

Si el patrimonio arquitectónico de la comarca es importante no lo es menos el acervo cultural propiamente dicho, tradiciones, costumbres, folklore, gastronomía, etc. que dan identidad a la población  y a su territorio, y lo convierten en uno de sus mayores atractivos.

 

  •  Vinuesa: importante conjunto histórico-artístico de la provincia.

 

Recorriendo sus calles empedradas, repletas de buenos ejemplos de casa tradicionales,  encontramos   destacadas construcciones de los siglos XVI al  XVIII como la Casa de Los Ramos, el palacio del marqués de Vilueña, o el palacio de Don Pedro de Neila.

 

 De indiscutible belleza es la parroquia de Ntra. Sra. del Pino que data del  siglo XVII o el puente romano, en el embalse de la Cuerda del Pozo.

 

  •   Covaleda: esta localidad pinariega abre un abanico infinito de sendas y rincones como el Refugio de pescadores, junto a uno de los puentes más interesantes de la provincia , Bocalprado, Tejeros o la Piedra Anadadera a la que basta empujar con una mano para mover su tonelaje por una extraña ley física. En cuanto a la arquitectura destacar la iglesia gótica de San Quirico y Sta. Julita.

 

  •   Duruelo de la Sierra: Es la primera localidad de la comarca de pinares que recorre  el río Duero, con importantes tumbas antropomórficas e iglesia con orígenes prerrománicos.

Allí aguarda "Castroviejo", un mirador magnífico donde la erosión creó una ciudad encantada, próximas a este enclave se encuentran la Cueva y cascada Serena.

  •  Molinos de Duero : Sus calles son el recuerdo intacto de un tiempo en que fue  la localidad más importante de la Carretería. Delatan su pasado arriero palacios y caserones de los siglos XVI al XVIII.

 

  •  Salduero: Digna localidad pinariega atravesada por el río Duero. Cuenta con un hermoso puente medieval sobre el río, así como diversos caserones de piedra que revelan su memoria carretera.

 

 

 

 

FIESTAS Y TRADICIONES DEL ESPACIO NATURAL DE LAGUNA NEGRA Y CIRCOS GLACIARES DE URBIÓN

 

3 de Febrero

San Blas (Vinuesa)

5 de Febrero

Santa Águeda

1º Sábado de Mayo

*Pingada del Mayo (Molinos de Duero)

3 de Mayo

*Pingada del Mayo (Salduero)

15 de Junio

San Quirico (Covaleda)

16 de Junio

Santa Julita (Covaleda)

24 de Junio

*San Juan (Salduero)

29 de Junio

San Pedro (Vinuesa)

7 de Julio

San Cristóbal (Covaleda)

16 de Julio

Santa Marina (Duruelo de la Sierra)

25 de Julio

*Fiestas de Santiago,Mercado medieval

 (Molinos de Duero)

 

1º Domingo de Agosto

Travesía a nado de la Laguna Negra

5 de Agosto

* Fiestas de Ntra Sra. de las Nieves (Salduero)

Primeros días de agosto

Reparto de la suerte de pinos

10 de Agosto

San Lorenzo (Covaleda)

11 de Agosto

Jota de Covaleda

13 de Agosto

Caldereta (Covaleda)

14 de Agosto

Pingada Mayo (Vinuesa)

15 de Agosto

Día de la Virgen del Pino (Vinuesa)/ Fiesta Nacional

16 de Agosto

La Pinochada (Vinuesa)

18 de Agosto

Caldereta (Vinuesa)

Primer Sábado de Septiembre

Feria ganado (Vinuesa)

Segundo Sábado de Septiembre

Feria Ganado (Covaleda)

13 de Septiembre

Santo Cristo (Duruelo de la Sierra)

29 de Septiembre

San Miguel (Duruelo de la Sierra)

11 de Noviembre

*San Martín (Molinos de Duero)

Días cercanos a la navidad

Reparto de la suerte de pinos

 

 

  • * Se han incluido las fiestas de los núcleos de población de Molinos de Duero y Salduero, dada su proximidad al espacio natural, auque no forman parte de los pueblos de la zona de influencia socioeconómica de éste.

 

 

 

RUTAS DE ACCESO A LA LAGUNA NEGRA

 

El acceso más habitual hasta la Laguna Negra es desde Vinuesa, tomando la carretera del Puerto de Santa Inés hasta el pie de la Laguna Negra. La circulación de vehículos en épocas de máxima afluencia sólo está permitida desde el Paso de la Serrá, existiendo en estos casos un servicio de autobús desde el mencionado aparcamiento hasta la laguna Negra (2 Km). El resto del año se puede llegar con el vehículo hasta el final de la carretera asfaltada.

 

Caminando, también se puede acceder al espacio natural desde los siguientes puntos:

 

  • Desde Covaleda: Coge la pista asfaltada hasta el paraje de Tejeros (14,3 Km) y aquí desvíate hasta el paraje del Muchachón (3,2 Km), donde debes dejar el vehículo. Desde aquí hay un buen acceso a pie hasta la Laguna Helada, El Hornillo; Mirador de la Laguna Negra, etc..

 

  • Desde Duruelo de la Sierra: Coge la pista asfaltada hasta el paraje de Castroviejo y poco antes de llegar a este

 

(6,7 Km) , hay que desviarse a la derecha por una pista de tierra  hasta su final (3 Km), en las proximidades del pequeño refugio "el Bunker". Desde aquí hay un buen acceso al Pico de Urbión, siguiendo el sendero GR-86 (marcas blancas y rojas) pasando junto al nacimiento del Duero. También están cerca los Muñalba, Peñas Albas, etc..

 

  • Desde El Pto. de Santa Inés podrás realizar una larga pero bonita caminata de 3-4 horas por una cresta hasta el Pico de Urbión

 

 

 

OTRAS RUTAS DE INTERÉS

 

GR 86:

  • Vinuesa - Covaleda

 

 

GR 86.1:

  • Vinuesa - Caserío de Sta Inés.
  • Caserío de Sta. Inés - Laguna Negra
  • Caserío de Sta. Inés - Montenegro de Cameros.
  • Covaleda - Picos de Urbión
  • Duruelo de la Sierra  - Picos de Urbión

 

 

PRC-SO:

  • PRC-SO 42. Vinuesa.
  • PRC-SO 43. Vinuesa.
  • PRC-SO 44. Vinuesa.
  • PRC-SO 45. Vinuesa.
  • PRC-SO 70. Duruelo de la Sierra. Ruta Cuerda Jimeno
  • PRC-SO 71. Duruelo de la Sierra. Ruta Cuerda la Granja
  • PRC-SO 72. Duruelo de la Sierra. Ruta Ambas Cuerdas.

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE LAGUNA NEGRA Y CIRCOS GLACIARES DE URBIÓN

MONTES OBARENES Y SAN ZADORNIL

 

Parque Natural Montes Obarenes y San Zadornil

 

Fecha de declaración:14 de Octubre de 2006.

 

Otras figuras de protección:ZEPA (Zona de Especial Protección para las aves) y LIC (Lugar de Interés Comunitario).

 

Superficie:43.000 ha

 

Términos municipales incluidos totalmente: Bozoo, Cascajares de Bureba, Cillaperlata, Miraveche, Partido de la Sierra en Tobalina, Jurisdicción de San Zadornil.

 

El Espacio Natural Montes Obarenes-San Zadornil, situado al Noreste de la provincia de Burgos delimita un paisaje serrano de enorme singularidad ambiental y belleza paisajística con formaciones de gran significación geológica y geomorfológica – cañones fluviales de la Horadada, de Oña, desfiladeros de Sobrón y de Pancorbo, anticlinales y sinclinales, meandros del Ebro, Macizo de Humión, Sierras de Árcena, Besantes, La Llana, Montes Obarenes, etc.-. Al mismo tiempo este espacio alberga una muestra valiosa y representativa del mundo vegetal atlántico, hayedos y robledales, enclavado en una zona mediterránea muy diversa (encinares, quejigares, coscojares, enebrales, rebollares, pinares, sabinares, etc.) configurando una encrucijada de originalidad botánica excepcional.
Los Montes Obarenes constituyen las últimas y más meridionales estribaciones de la Cordillera Cantábrica y se alzan como un gran murallón natural entre el río Ebro al Norte y la comarca de la Bureba al Sur, en la provincia de Burgos. La altitud media es de 1.000 metros, siendo el Pico Humión la cota más elevada con 1.434 m.
La riqueza de especies arbóreas y arbustivas que crecen en la zona viene dada por su privilegiada situación a caballo entre las regiones biogeográficas atlántica y mediterránea.
El Espacio Natural juega un papel destacado en la conservación de numerosas especies amenazadas, vulnerables o raras, como el visón europeo o el águila perdicera. Y contribuye también a asegurar la supervivencia y continuidad de los procesos migratorios de otras especies tales como aves acuáticas, actuando como zona de paso e invernada para estas aves.
Por último, sus valores culturales histórico-artísticos, arqueológicos y paleontológicos son una muestra expresiva y valiosa de una estimable herencia cultural, desde la historia y el arte que atesora la Villa de Oña hasta la pintoresca estampa de la ciudad de Frías.

 

CASA DEL PARQUE

 

Acceso a la CASA DEL PARQUE MONTES OBARENES Y SAN ZADORNIL.

 

Agenda de Eventos

Encuestas

No hay cuestionarios en estos momentos

ULTIMAS ACTUALIZACIONES